24 de marzo de 2014

Adelanto de "Written in My Own Heart's Blood" (Octavo Libro)

 
 
La publicación original se encuentra en la página de Facebook de Diana Gabaldon 
Traducción: Patricia Ransom 
 

NO SE OLVIDEN DE FIRMAR LA PETICION A EDITORIAL PLANETA. HACER CLICK AQUI.
 
 
 
 
  "¿Está enfermo? le podría dar jarabe de ruibarbo" le ofreció la Sra. Hardman.Jamie se las arregló para sonreír por el ofrecimiento sacudiendo la cabeza.

"Le doy las gracias, señora. Es sólo un nudo en mi espalda. Cuando se afloje estaré bien"

El problema era cuándo se aliviaría, estaba indefenso, y darse cuenta de ello le produjo una sensación repentina de pánico.

"Oh" la mujer titubeó un momento, pero entonces el bebé empezó a llorar y ella se volvió para buscarlo. Una niña que pensó tendría cinco o seis años, pequeña y mal desarrollada, salió de debajo de la cama y lo miró con curiosidad.

"¿se va a quedar a cenar?" le preguntó en voz alta y precisa. Lo miró de arriba abajo con el ceño fruncido "Parece que usted tiene que comer mucho."

Cambió de opinión sobre la edad de la niña, debía tener ocho o nueve años, y le sonrió. Todavía sudaba por el dolor pero iba cediendo un poco.

"No tomaré de tu comida, a nighean..." le aseguró. "De hecho llevo una buena hogaza de pan y un poco de carne seca en aquella bolsa; es vuestra." Sus ojos se redondearon como monedas de un centavo, y el rectificó "de tu familia, quiero decir."

Miró ansiosamente la bolsa, tragando dolorosamente mientras se le hacía la boca agua, podía oír como tragaba y se le retorció el corazón.

"Pru"susurró ella, volviéndose rápidamente hacia la mesa "!Comida!"

Otra niña se arrastró y se puso al lado de su hermana. Ambas estaban como palos viéndolas de cerca, aunque no se parecían la una a la otra.

"Lo he oído" dijo la recién llegada a su hermana y dirigió una mirada solemne a Jamie.

"No vamos a dejar que mamá te dé el jarabe de ruibarbo" le avisó "te hace cagar llamaradas y si no puedes llegar a la letrina,......."

"!Prudence!"

Prudence cerró la boca pero continuaba mirando a Jamie con interés. Su hermana se arrodilló y busco debajo de la cama, sacando el utensilio familiar, éste era un objeto doméstico de barro marrón, que le ofreció con gravedad para que él lo inspeccionara

"Nos podremos de espalda señor, si usted debiera utilizarlo para......"

"!Patience!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada