18 de abril de 2018

Recordando a los montañeses de las Tierras Altas y la batalla que lo cambió todo

Traducción: Rosana Ardanaz Arranz
Hoy es el 272 aniversario de la Batalla de Culloden que, como ya conocemos, puso fin al modo de vida de los montañeses de las Tierras Altas en Escocia. Esta tragedia, relativamente reciente, se conmemora anualmente en Escocia y en Nueva Escocia (Canadá), y puede ser que en algún otro lugar. Hablaremos de ello en un minuto, pero primero, he aquí algunos datos interesantes sobre la vida en las Tierras Altas antes de Culloden: 

Extractos: 

“En el siglo XVII el jefe del clan era tanto un caballero como un bárbaro. Su territorio le pertenecía por consentimiento del clan cuyos miembros eran sus terratenientes, quienes a su vez prometían lealtad al jefe. 

Durante siglos, el rey no tenía autoridad en las Tierras Altas, y por ello, seguros en sus fortalezas en las montañas, los clanes se libraban de cualquier represalia. Esta especie de independencia facilitaba las contiendas entre los clanes, cuyas consecuencias eran a menudo trágicas. Existen muchas historias sobre celos, atrocidades y continuos asaltos para robar ganado, mercancías y mujeres. 

El sistema de los clanes era la base de la vida en las Tierras Altas. Las masacres eran algo ordinario, pero la que tuvo lugar en Glen Coe en 1692 nunca podrá ser olvidada. 

Glen Coe es un valle en la parte norte de Bute en Strathclyde. Incluso hoy en día, en invierno, Glen Coe es un lugar lúgubre, siendo allí donde, en febrero de 1692, 37 MacDonald fueron asesinados por sus huéspedes, una compañía de milicia de los Campbell. 

A los jefes de los clanes de las Tierras Altas les había llegado una orden procedente del Rey Guillermo III por la cual tendrían que pronunciar un juramento de lealtad hacia él antes del 1 de enero de 1692. El MacDonald de Glen Coe, por una serie de circunstancias desafortunadas, llegó demasiado tarde para hacer dicho pronunciamiento. 

El rey montó en cólera y Sir Robert Dalrymple de Stair, le sugirió que los MacDonald tendrían que ser exterminados por su desobediencia. El Rey accedió.

Los Campbell, enemigos de los MacDonald desde siempre, recibieron la tarea de llevar a cabo tan terrible cometido: fueron a visitar a los MacDonald, y tras una semana de convivencia en aparente cordialidad asesinaron con la espada a todo varón menor de 70 años. 

Unos 37 MacDonald perecieron, incluyendo el jefe del clan, Alasdair MacDonald, conocido como Maclain. Sin embargo, algunos miembros consiguieron escapar  e informar al resto de los clanes de la matanza. 

Incluso hasta hoy en día, el 9 de rombos en una baraja de cartas es conocido como “La maldición de Escocia” porque la disposición de los rombos tiene un cierto parecido con las armas del Señor de Stair (Robert Dalrymple) quien, junto con Guillermo III, fue el mayor responsable de la masacre. Otro recordatorio de la matanza es un cartel  a la entrada de la Posada de Clachaig en Glen Coe donde se lee: “Prohibidos los Campbell”.

El sistema de los clanes estaba ya muriendo en el siglo XVIII; ya era extraordinario que este sistema tribal hubiera sobrevivido tanto tiempo. Los clanes vivían por la espada y morían por la espada, y los últimos rescoldos que quedaron se apagaron definitivamente en la batalla de Culloden en 1746.

A pesar de que el sistema de los clanes ha perdido el poder que tuvo, la gente sigue llevando el tartán de su clan, normalmente en su corbata o en el kilt, para proclamar su orgullo por sus ancestros  en un mundo que ya no existe”. 

Fuente: www.historicuk.com

Fascinante. Es una buena descripción también para Jamie, ¿no? …”tanto un caballero como un bárbaro”, y además esto es realmente lo que me gusta de él. Hay en ello algo básico que atrae al cerebro primitivo y, aceptémoslo, a las entrañas. 

Todavía no he visitado Glen Coe, pero cuando lo haga, tendré muy en cuenta toda esta información que acabamos de leer. 

Todavía en el contexto de Outlander, hace un par de años conocí a la hija de un líder de clan actual: el MacDougall de Lunga. Algo después, en septiembre de 2017, estuve en una cena en una propiedad restaurada de 400 años de antigüedad en la costa occidental de Escocia, situada en tierras de los MacDougall, compartiendo un festín de langosta y bogavante (cogido del mar aquélla misma mañana y preparado por nosotros mismos, siendo para mí la primera vez que lo hacía) y una interesante conversación con el actual jefe del clan, el laird. 


Cuando le conocí me chocó lo inglés que es. Por supuesto no esperaba que fuera un Colum MacKenzie, pero tampoco esperaba a un inglés. Él me explicó que cuando Escocia e Inglaterra se unieron para formar el Reino de Gran Bretaña en los inicios del siglo XVIII, se llegó a un acuerdo por el cual todos los jefes de clan serían enviados a la corte para ser instruidos. Por tanto, dijo, el hecho de parecer inglés era algo que todos los jefes compartían desde 1707.

Mientras la lluvia caía sobre el tejado, nos sentamos en lo que fueron los establos y ahora servían de comedor, mientras el mar atlántico rugía en el exterior, solo a un tiro de piedra de donde nos encontrábamos. Fue mágico. Durante horas comimos, bebimos, nos reímos y conversamos. Fue una velada de cocktails, aperitivos, deliciosa comida, conversación estimulante, whisky, puros y chocolate. Mientras escuchaba a este hombre tan fascinante, su identidad como jefe del clan era perceptible. Hablaba con otras personas en la mesa sobre lo que hacía esta u otra familia, quién representaría al clan en la próxima reunión…Era como la misma Escocia, donde lo moderno coexiste con lo antiguo.

En ese mismo viaje mi madre y yo nos alojamos en el hotel Culloden House, que está solo a 3 Km y medio de Culloden Moor. 


La estructura original permanece desde el siglo XVI; el Príncipe Carlos, el Joven Pretendiente, y sus comandantes,  lo utilizaron como cuartel general (entonces se llamaba Culloden Castle).

Fuente: Undiscovered Scotland
Hace muy poco se descubrió aquí una fosa común.

Extracto: 

“La historia dice que 16 de los oficiales del Joven Pretendiente, descubiertos cuando se ocultaban en los sótanos de Culloden House, donde el príncipe pasó la noche antes de la batalla, fueron asesinados por los casacas rojas y enterrados en el “Bargas Tree” (El árbol de Bargas) en el terreno cercano. 

El árbol, un olmo inglés, dejó de existir hace mucho, igual que una lápida de metro y medio con la inscripción “Aquí yacen los soldados asesinados por los ingleses tras la Batalla de Culloden”. 

Donde estuvo aquel árbol solo queda hoy un montículo de hierba.


Pero una investigación geofísica ha mostrado la existencia de tres hoyos bajo el montículo. 

Robert Cairns, el Presidente de la sociedad Arqueológica Lochaber, que se encarga de la investigación, dice estar muy ilusionado con los resultados.

El Señor Cairns hizo el sorpresivo anuncio  ante la sociedad Jacobita Un Círculo de Caballeros, fundada en 1747 un año después de la batalla de Culloden.

Un miembro de Un círculo de Caballeros, David McGovern, de 45 años, que es también un cantero tradicional del pueblo de Monikie en Angus, dijo: “parece que hemos encontrado las tumbas de los mártires. La historia siempre ha dicho que estaban enterrados allí, pero ahora la ciencia moderna parece haberlo confirmado. Estamos deseando ver los resultados de la excavación. Esta fue la primera atrocidad de lo que fue, en su intención y propósito, un genocidio”.

Fuente: Express 

Un poco más abajo por la carretera, se encuentra Culloden Moor, donde tuvo lugar la batalla, y que se conserva muy bien. Como muchas otras cosas en Escocia, la historia está en la misma superficie, y la gente hoy en día vive con ella. Creo que ésta es una de las razones que hacen a los escoceses lo que son; tienen por todas partes recordatorios de lo que fueron y de quienes fueron. 



En estos días también se está librando una batalla, esta vez sobre la posibilidad de construir casas alrededor del páramo. Recientemente he oído que, después de perder la primera ronda, los partidarios de la construcción han apelado a un tribunal superior. Os lo dice un americano: ¡conservad vuestros tesoros! ¡Construid en otro lugar!

¿Habéis estado alguno de vosotros en Culloden Moor y visto el video en 360 grados que recrea la batalla? Es perturbador y devastador…la verdad es que yo solo quería irme de allí. De todas maneras, lo recomiendo. 

He encontrado una versión de este vídeo en youtube, y aunque no sea exactamente como estar allí, os advierto de que es difícil de ver.

En el día de hoy tuvieron lugar ceremonias para recordar esta brutal masacre y la destrucción de un modo de vida…

Es interesante saber que desde hace muchos años tiene lugar en Nueva Escocia, Canadá, una ceremonia parecida, que este año será el 21 de abril.

Extracto: 

“…la ceremonia anual conmemora esa batalla –y la resultante emigración de escoceses a las costas de Nueva Escocia- donde se encuentra el Culloden Memorial Cairn, construido en 1938.

El Cairn, un túmulo de piedras, está dedicado a Angus y Hugh MacDonald y a John MacPherson, que lucharon en la batalla para Escocia con el Regimiento del Clan Ranald. 

Ronald St. John MacDonald, de Baileys Brook, con la ayuda de muchos hombres locales, diseñó el túmulo, el único de su clase fuera de Escocia, que está hecho con piedras procedentes del campo de batalla de Culloden. 

Situado en la carretera de Pictou County, un cartel, en inglés y gaélico, da la bienvenida a los visitantes del lugar histórico. 

La adición más reciente ha sido una lápida que marca el lugar del Mill Brook Pioneer Cemetery, donde los tres hombres que lucharon en Culloden están enterrados”. 

Fuente: www.ngnews.ca

Este es el tributo de la serie Outlander al comienzo de aquél día tan trascendental: 


Para finalizar, he aquí algunas fotos enviadas hoy por el gran Matthew Roberts. El episodio 301 fue un tributo hermoso a la batalla. La actuación de Sam fue tan emocionante…



 


 


Para todos los hombres (y muchachos) que lucharon en la Batalla de Culloden, las mujeres que les ayudaron, y que les perdieron, y la cultura que quedó destruida….estáis en nuestro recuerdo. 



16 de abril de 2018

Publicación de nuevo libro de Diana Gabaldon en español: «7 Stones to Stand or Fall»

¡Buenas noticias!

El libro «7 Stones to Stand or Fall» de Diana Gabaldon, publicado en USA en 2017, será publicado por Ediciones Salamandra en español, y saldrá a la venta en España el próximo 25 de mayo, y en América Latina en el mes de Julio de este año.

 

Es una colección de ficción de relatos de OUTLANDER, como indica la portada. Son 7 historias cortas, todas escritas por Diana Gabaldon, y todas ellas tratan con interesantes historias anexas a la saga principal del universo Outlander. 

5 de estos relatos fueron originalmente publicados en antologías, y en USA/Canadá han salido publicados en forma individual en formato electrónico.

Aquí les dejo, en orden, una breve descripción de estos relatos:

THE CUSTOM OF THE ARMY (Las Costumbres del Ejército)

"Considerando todo, probablemente fue culpa de la anguila eléctrica."

En la cual, Lord John Grey se encuentra con dicha anguila (eso sin mencionar a un poeta beligerante y al Dr. Hunter (fue un cirujano real, famoso por sus grandes contribuciones a la medicina, pero conocido coloquialmente en su tiempo como "el ladrón de cuerpos") y esto conduce a que lo envíen a las remotas tierras canadienses, donde se une al ejército del general James Wolfe, tiene sexo en un banco de arena (aunque no con el general Wolfe), repele ataque de los aborígenes (aunque no repele necesariamente a todos los aborígenes...) y (entre otras cosas) escala un acantilado escarpado en medio de la noche, en compañía de Highlanders escoceses, para poder atacar la fortaleza de Quebec. 

THE SPACE BETWEEN (El Espacio Intermedio)

"Aún era incapaz de comprender por qué la rana no lo había matado."

El conde St. Germain explora los misterios del universo. Mientras tanto, un Michael Murray lleno de pena (hijo del medio de Ian Murray y Jenny Fraser) retorna a su negocio de vinos en París, luego de la muerte de su padre (y anteriormente habiendo sufrido la muerte de su joven esposa). Durante el viaje, dejan a su cargo a Joan MacKimmie (la hermana menor de Marsali e hija de Laoghaire), una joven camino a unirse a un convento francés, con la esperanza de acallar las voces en su cabeza. Y también está el maestro Raymond...

A PLAGUE OF ZOMBIES (Una plaga de Zombis)

"Había una serpiente sobre la mesa de la sala. Una pequeña, pero de todos modos... Lord John dudó si debía decir algo al respecto o no."

Lord John Grey es enviado a Jamaica, con el mandato de poner fin a una rebelión de esclavos. Las serpientes y los esclavos son lo de menos, y cuando el gobernador de la isla es encontrado en su habitación, muerto y con signos de haber sido mordisqueado por algo, lord John termina siendo el gobernador temporario de Jamaica. También se encuentra envuelto en algo mucho más tenebroso que una rebelión esclava -algo que debe enfrentar solo, descalzo y sin armas, en una cueva en la penumbra, donde el agua que gotea esconde los susurros de las escamas.

A LEAF ON THE WIND OF ALL HALLOWS (Una hoja en el viento de Todos los Muertos)

"Aún faltaban dos semanas para Halloween, pero los duendecillos ya se encontraban haciendo de las suyas."

Estos mismos duendecillos se adentraron en el motor del avión Spitfire de Jerry MacKenzie y le impidieron volar, aunque las dificultades mecánicas y las ametralladoras alemanas son nada comparadas con lo que le espera en el círculo de piedras enhiestas de Northumbria. Esta es la historia de los padres de Roger MacKenzie, Jerry y Dolly; una historia que Roger nunca supo. 

VIRGINS (Vírgenes)

"Ian Murray supo, desde el momento en el que vio el rostro de su mejor amigo, que algo terrible había ocurrido. El simple hecho de que estuviera contemplando el rostro de Jamie Fraser era prueba de ello, y ni hablar de la expresión en la cara del muchacho."

Aquí seguimos las aventuras de Jamie Fraser (de 19 años) y su mejor amigo Ian Murray (de 20) como jovenes mercenarios en Francia en 1740. Ninguno de los dos jovenes hombres ha matado a alguien todavía, ni se han acostado con una mujer, y ambos están bastante preocupados en acabar en el infierno. Las probabilidades para estas 3 cosas aumentan abruptamente cuando son contratados para escoltar a una joven novia y el invaluable Torá que es su dote, desde Bordeaux a París, y en el camino se encuentran con más percances de los que habían pensado. 

A FUGITIVE GREEN (Un/a fugitivo/a verde)  

"Minnie Rennie tenía secretos. Algunos estaban a la venta y otros eran estrictamente suyos. Tocó la pechera de su vestido y dirigió una mirada hacia la puerta ubicada en la parte trasera de la tienda. Aún no abrían, las cortinas azules detrás de la misma estaban firmemente cerradas."

Minnie es una aprendiz en el comercio de libros raros, de 17 años. Es enviada por su padre de París a Inglaterra con la esperanza de procurar libros incunables y medievales -y aquellos secretos políticos o de finanzas que se crucen por su camino. Sin embargo, durante el transcurso de sus negocios, Minnie conoce a Harold Grey (el hermano mayor de Lord John), quién ha enviudado recientemente (y está alarmantemente trastornado), conocido como el duque de Pardloe, y las cosas comienzan a tener repercusiones.

BESIEGED (Sitiado)

"Lord John introdujo cautelosamente un dedo dentro de la pequeña vasija de piedra, lo retiró, brillante, e inhaló con precaución."

"¡Jesús!"

"Sí, milord. Eso mismo he dicho." Su ayudante, Tom Byrd, con el rostro en dirección contraria a la vasija, colocó nuevamente la tapa. "Si usted fuera a untarse con eso, atraería cientos de moscas, como si estuviera muerto. Y muerto hace mucho," añadió, cubriendo la vasija con un lienzo a modo de protección adicional.

"Bien, para ser justos," dijo Grey, dubitativo, "supongo que la ballena hace mucho que está muerta." Dio una rápida mirada a la pared más lejana de su oficina. Había algunas moscas posadas en los revestimientos, como de costumbre, gordas y negras como grosellas en contraste con la blancura del yeso. Como era de esperarse, algunas de ellas habían comenzado a levantar vuelo, revoloteando en plácidos círculos alrededor de la vasija que contenía aceite de ballena. "¿Dónde has conseguido esto?"    

Lord John, luego de su corto ejercicio como gobernador de Jamaica, y anticipando su viaje de retorno a casa, a Inglaterra, de repente se encuentra camino a Cuba, donde la armada británica se prepara para sitiar La Habana, donde la duquesa de Pardloe, viuda y madre de Lord John, es una invitada y potencial rehén del gobernador Juan de Prado.

13 de abril de 2018

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9: El alma de los perros.

Fuente/Source: Diana Gabaldon 
 
 
#DailyLines #VeYDileALasAbejasQuePartí #LibroNueve #No #DefinitivamenteNo #NoEnAbsoluto #OsAvisaréCuandoEstéTerminado #ElAlmaDeLosPerros
 
 



Miré cuesta abajo y vi a Jamie emergiendo de entre los sauces que bordeaban el arroyo, espantando a los niños delante de él como un rebaño de pequeñas y desobedientes ovejas, chocando unos con otros y riendo. No era la primera vez que eché de menos a Rollo, que hubiera tomado el asunto en sus manos- o patas- con gusto, y me santigué con una sonrisa triste.
"¿Crees que es adecuado rezar por el alma de un animal?" le pregunté a Roger, el cual estaba encendiendo el fuego con ayuda de Mandy que le acercaba amablemente palos y otros objetos que ella pensaba que debería incluir. Se puso de pie, sacudió sus manos y me sonrió.

"Creo que cualquier oración es buena, pero no creo que los presbiterianos tengan ninguna doctrina en relación a los animales. ¿Qué animal tenías en mente? Porque si se trata de la Cerda Blanca....."

"No" dije pensativa "Estoy razonablemente segura de que la Cerda Blanca está más allá de la redención. Estaba pensando en Rollo".

"Oh, perros. No, cariño, el fuego está suficientemente alto ahora- debemos dejar que baje un poco para que la abuelita tenga brasas para cocinar nuestra cena. Ve a lavarte las manos- y quizás también la cara, ¿Vale?"

"Y pide a Germain que me traiga un cubo de agua, ¿de acuerdo, Mandy?" grité tras ella. Ella asintió con amabilidad y se fue hacia el pozo, con Esmeralda en el hueco de su brazo y su raído delantal, ahora manchado con las brasas- ondeando alrededor de sus piernas.

"Perros" repitió girándose hacia mí. "Bueno....una vez conocí un cura católico en Inverness- cantaba en el coro de St.Stephen, por diversión, ya sabes; un gran barítono- en cualquier caso, le llevé a tomar una pinta una noche y en el transcurso de la conversación, hablamos sobre perros. Él acababa de perder su mascota, un perrito pequeño y dulce, que le había acompañado a sus prácticas y se enredaba entre sus pies mientras cantaba. Por lo que propuse un brindis por Tippy, y todo el bar se nos unió- y alguien le preguntó a Peter- Peter Drummond, Padre Pete, le llamaban- le preguntó si los perros tenían alma".

"Por supuesto que la tienen". Jamie había dispersado su rebaño y había subido la colina a tiempo para escucharlo. "¿Cómo puedes mirar a los ojos de un perro y dudarlo?"

"Estoy de acuerdo" dije. "Aunque la cuestión era-espera. ¿Por qué estás mojado?" Estaba descalzo, con el bajo de su kilt oscuro y chorreando.

"Tuve que caminar hasta el arroyo para encontrar al pequeño Orrie Higgins.  Se asustó cuando Myers entró en el agua y....."

"¿Está John Quincy en el arroyo?"

"Sí lavándose él y sus ropas. Amy Higgins le dio un poco de jabón suave para ello. ¿Qué pasa con el alma de los perros?"

"Me preguntaba si es apropiado rezar por el alma de un perro" le expliqué "Por Rollo, ya sabes..."

"Si alguna vez conocí un perro con mejor opción que el cielo, no puedo recordarlo" Jamie sacudió la cabeza. "Era un buen perro".

"Sí que lo era", estuvo de acuerdo Roger. "Pero le contaba a Claire el punto de vista de un cura que conocí. Decía que los perros son puro amor y cuando mueren están en el momento en presencia de Dios. Por lo que, en teoría, no necesitan que reces por ellos".

Jamie emitió un ruido típicamente escocés de aprobación ante este razonamiento teórico.

"!Quiero un perro!" dijo Mandy que apareció con Germain y el uso de agua. "¿Podemos tener un perro papi?"

"Más tarde" dijo Roger y agregó con un poco de astucia. "Pregúntale a tu madre".

"Necesitamos una casa primero" le dije. "El perro necesitará un sitio donde dormir".

"!Puede dormir conmigo!"

"Se puede comer a Esmeralda" le dijo Germain provocándola. Mandy apretó la muñeca contra su pecho frunciendo el ceño.

"!No! Abuelita, dile que no!"

"¿A Germain o al perro?" pregunté. "Jamie, ayúdame con esto. ¿Y dónde están Jem y Fanny?"

(Y gracias a Cheryl Brady por esta encantadora abeja)









10 de abril de 2018

DAVID BERRY, DE OUTLANDER, HABLA SOBRE EL DESEO QUE JOHN SIENTE POR JAMIE: “NO NECESITAS MUCHA AYUDA PARA MIRAR A SAM CON AMOR”

Fuente/Source: TV Line
Traducción: Rosana Ardanaz Arranz


Si la discreción es un síntoma de grandeza, David Berry merece algún tipo de medalla por la conversación que mantuvimos con él recientemente.

El actor australiano da vida, en la serie de STARZ, a Lord John Grey, un honesto soldado británico, homosexual clandestino que –como muchos otros personajes- ama en secreto a James Alexander Malcolm MacKenzie Fraser, interpretado por Sam Heughan. 

ADVERTENCIA: posibles spoilers del libro y quizá también de la T4. 

Como la T4 de la adaptación televisiva se basará sobre todo en Tambores de Otoño, la cuarta novela de la saga Forastera de Diana Gabaldon, es posible que veamos a Lord John (¡y a William!) llegar a las Trece Colonias antes del final de la temporada y, gracias a circunstancias que están fuera de su control, ambos permanecerán más tiempo del que tenían pensado. Si la serie va a seguir a la novela al pie de la letra, también sabemos que Lord John tendrá un papel bastante importante en otra de las líneas argumentales de la serie a medida en que continúa el episodio. 

Pero Berry no puede hablar ahora mucho de todo eso. Secretos de la producción…. Así que cuando le tuvimos al teléfono antes de la aparición el martes de la T3 de la serie en Blu-ray, DVD y digital, nos tuvimos que conformar con freírle a preguntas sobre cómo se mira amorosamente a Sam Heughan y pedirle su opinión sobre algunos otros momentos de la T3. Afortunadamente, se prestó a ello con humor. 

TVLINE: He oído que el tiempo pasado entre su audición para Outlander y el momento en que rodó la primera escena como Lord John fue increíblemente corto. ¿Le ha parecido la T4 hasta ahora muy fácil en comparación?

No sé cuánto más  me está permitido decir sobre la T4, pero sí puedo decir que todo lo que viene después de mi debut en la T3…sí….ha sido sin duda más fácil…. (Se ríe)…no creo que haya algo más difícil que eso. Así que sí, desde luego. 

No fue fácil, pero ahora puedo mirarlo con un poco de humor, y creo que de alguna manera me ayudó a representar al personaje. Porque Lord John siempre estaba metiéndose en situaciones para las que no siempre estaba bien preparado; intentando siempre mantener la cabeza por encima del agua y encontrando una solución en el último momento para salir del apuro. Por lo menos yo sí conseguí mantener mi cabeza fuera del agua. 

TVLINE: he leído una entrevista en la que decía que ha leído muchos de los libros de la saga principal y de las novelas de Lord John de Diana Gabaldon. ¿Le han dado alguna perspectiva sobre el personaje que le haya ayudado a interpretarlo en la T3?

Sí. Cuando me metí por primera vez en el personaje, no había leído nada, pero entonces me puse a leer tanto como pude. Y no sé… ¿qué pude sacar de ello? Hay mucho en los libros. La serie saca mucho de ellos, pero muchas otras cosas se quedan fuera, y por eso ayuda leerlos, te da una idea mejor del personaje y de muchos otros detalles. Me influyó por ejemplo para las escenas del baile del Gobernador. Había una interacción entre John y Claire que no salió en la serie, y yo quería incorporar el espíritu de su relación en mi actuación. Esa especie de tensión que hay entre John y Claire no es mencionada explícitamente en el guion, pero hay una especie de diálogo sin palabras entre los tres personajes, John, Jamie y Claire, y leer esa historia en el libro me ayudó a representarla. 

TVLINE: Lord John es un hombre homosexual en un época en la que no puede serlo públicamente, por eso parece que hay mucho que no dice, su manera de mirar a la gente, sobre todo a Jamie….¿Habéis tenido Sam y tú alguna conversación sobre si vuestros personajes se pueden comunicar sin palabras? ¿Recibisteis alguna indicación sobre algo así?

No. No creo que necesites muchas indicaciones para mirar a Sam con deseo (se ríe). Es un hombre muy guapo. Puedo decir eso como hombre heterosexual que soy…Me imagino que John le desea, pero también en el sentido del deseo del amor, y creo que eso es lo que realmente conecta a la gente. Si se mira bien, se trata del anhelo por el amor, y eso es algo con lo que todos podemos empatizar, y eso es lo que me gusta del personaje. Por eso no necesito que me dirijan mucho, solo es necesario intentar introducirte en los pensamientos de un personaje como John. Creo que todos nos podemos hacer una idea. 

TVLINE: Me encantó la escena hacia el final de la temporada en la que, de una tacada, John anula la orden de arresto de Jamie, humilla al oficial de la marina y lidera la trama de la historia. También nos dio la oportunidad de verle en un tono algo más autoritario de lo que habíamos visto hasta ahora. Sé que no puedes decir mucho de la T4, pero ¿vienen más momentos en los que podremos verle en esa faceta suya?

Bueno, fue una escena interesante, porque realmente solo tuve una noche para aprendérmela, y pensaba: “oh, Dios mío, no voy a ser capaz de aprenderme el diálogo”, lo que es frecuente que pase en la serie (se ríe). Así que me lo aprendí por la noche e hice lo que pude, y me hizo feliz ver que la escena salió tan bien. Fue probablemente una pesadilla para el editor unirlo todo. No creo que llegara a hacer toda una toma en la que dijera todo mi diálogo. Pero lo bueno es que daba una idea de que John es un hombre fuerte, tiene su propio carácter y transmite autoridad. No es solo un tío que no hace más que anhelar un amor no correspondido. Si quisiera, podría elegir a quien más le gustara, siendo un hombre así de poderoso.
Es por su gran corazón por lo que decide proteger a Jamie y convertirse en alguien que usa, y no abusa, de su poder para ayudar a los demás, y eso es también parte de su conflicto interno. Creo que el Capitán Leonard se lo merecía. Y que los espectadores realmente querían ver al personaje humillado, pero la verdad es que todo se puso de mi parte para que funcionara así de bien, excepto que no me aprendí todo el diálogo (se ríe).


TVLINE: En el libro 4, Tambores de otoño, John viaja a América. Una vez más, no voy a pedirle que hable de cosas sobre las que no debe hablar, pero siempre me llamó la atención que John y Jamie vivieron en un tiempo en el que no era fácil tener una mistad que se prolongara a lo largo de los años y los continentes, y sin embargo se las arreglan para mantener esa unión y hacerla más fuerte con el paso de los años. ¿Qué cree que tienen los dos para que esto suceda?

Bueno, comparten una historia. Creo que cuando dos amigos comparten algún tipo de trauma o una experiencia común, eso es algo que une a la gente, y en este caso fue Ardsmuir. Y luego, por supuesto, Helwater, donde Jamie confía a John el cuidado de su hijo, William, y eso sin duda es una de las razones más fuertes para que los amigos se mantengan en contacto…también comparten un intelecto y un sentido del honor parecidos, ambos creen en la moralidad, por muy difícil que sea encontrarla en ese brutal siglo XVIII. Creo que comparten todo eso. 

…Intento seguir en contacto con Sam todo lo que puedo. Creo que se puede decir que los dos tenemos una buena amistad, y espero que si le entrevistas a él te diría lo mismo. Es interesante alejarte del set de rodaje de Outlander. Veo una especie de correlación entre mi personaje y yo mismo. Puedo imaginarme a Sam y Cait en Escocia haciendo lo que hacen, y David aquí en Australia….compartimos una relación a través de la serie, y de vez en cuando contactamos unos con otros. Aunque suene extraño, nos ayuda en la interpretación de nuestros personajes porque, nosotros, como John, Claire y Jamie, nos vemos y nos dejamos de ver continuamente, y eso concuerda mucho con la historia.