13 de diciembre de 2017

#DailyLine (ADELANTO): Maestro Raymond (sin fecha de publicación).

Fuente/Source: Diana Gabaldon

Extracto de lo que será el libro del Maestro Raymond, aún sin fecha de publicación.



El frío estaba cerca. Todos lo sabían.

El crujido inexorable del hielo hizo eco en nuestros dientes, nuestros huesos, sentíamos como si nos desmoronáramos en trozos de hielo helado, y luego en un especie de polvo empapado.

Nieve. No del tipo de suaves montículos, ni la nieve que protege. Nieve cortada por el viento, cortando como una cuchilla el cuero y la tela, la carne y los huesos, que robaba el aliento, que mataba.

Y en mi mente, la imagen de una bola de nieve. Colgaba, pequeña y hermosa y perfecta, brillando con el reflejo de la luz, en la incomparable belleza de la gran negrura, estrellas distantes haciendo eco de su luz, dando la promesa de futuro. Pero de un futuro distante, uno en el que tal vez se pueda sentir otra vez el olor a hierba. La tibieza de la carne, el calor de la sangre.

11 de diciembre de 2017

Qué esperar en la T4 de Outlander, según los libros de Diana Gabaldon [SPOILERS]

Fuente/Source: Vulture
Traducción: Rosana Ardanaz Arranz


Spoilers, tanto de la serie Outlander como de la saga de los libros de Diana Gabaldon.

¿Ya habéis recuperado la respiración tras el último capítulo de Outlander? Bien, porque los fans de los libros de Diana Gabaldon ya se están preparando para el drama, la intriga y el sexo que nuestra viajera en el tiempo favorita y su macizo escocés van a experimentar en la T4. Outlander no volverá en mucho tiempo –la sequía va a ser real- pero aquéllos que estén familiarizados con “Tambores de Otoño”, el cuarto libro de la saga, tendrán ya una idea bastante aproximada de qué y a quién podemos esperar ver cuando Claire, Jamie y los demás vuelvan a nuestras vidas. Desde luego, no todo en “Tambores de Otoño” podrá aparecer en la T4, pero sí podemos hacer unas cuantas apuestas bastante seguras. ¡Apriétense bien el corsé, señoras, ahora estamos en la América colonial!

Un nuevo villano

Outlander no ha tenido un Malo/Malísimo desde Black Jack Randall y, la verdad, él es el más grande y el peor que puede haber. Su maldad es insuperable. Pero aun así, la serie podría sacar partido de otro villano de largo alcance, y lo va a conseguir con Stephen Bonnet (en la persona de Ed Speleers, de Downton Abbey). Este irlandés es Terrible, así, con mayúscula, y se las arregla para enfrentarse a la mayoría de los personajes principales. El tío aparece por todas partes. Veremos hasta donde le lleva la serie, pero como no se cortaron nada con Randall, es probable que nuestros Frasers se tengan que enfrentar a muchos sufrimientos cuando se crucen en el camino con Bonnet. 

Os presentamos a la tía Yocasta

Al final Claire y Jamie se dirigen a Carolina del Norte porque –pues claro, so tontos- Jamie ya tiene familia allí. No ha visto a Yocasta Cameron (María Doyle Kennedy, de Orphan Black’s) desde que tenía dos años, pero Jamie la llega a conocer muy rápidamente. Como la mayoría de los personajes de Outlander, Yocasta ha sufrido grandes tragedias que la hacen incluso más dura de lo normal. Es una tipa dura, ciega, y como sus hermanos Colum y Dougal, tiene grandes planes para su sobrino. Pero Jamie sabe lo que es ser manipulado por los hermanos de su madre, y no está dispuesto a que le suceda otra vez. ¡Esto va a ser divertido!

Preparaos para disfrutar de la vida doméstica de Jamie y Claire

En la T3, los Frasers acumularon muchos puntos por kilómetro viajado (¿te dan un bono por los viajes a través del tiempo?) Boston, Escocia, el océano Atlántico, el Caribe….Los cambios extremos en las localizaciones fueron muy divertidos, pero también agotadores. A los fans les gustará oír que, durante la mayor parte de “Tambores de Otoño”, Jamie y Claire se quedan quietos en Carolina del Norte. Obviamente, ahí también se meterán en problemas, porque para ello son los Fraser y esto es Outlander. Pero durante una gran parte de la novela, Jamie y Claire simplemente viven juntos como el sexi matrimonio que son. ¡Qué maravilla! Desde luego, “simplemente viven” para Jamie y Claire significa cosas como luchar con osos y con fantasmas indios, y con Claire haciendo de Doctora en Medicina Sassenach. Así que sí, todavía hay líos típicos de Outlander, pero a pesar de ello la pareja va a vivir una vida más doméstica de la que han tenido en mucho tiempo. 

¡Jamie por fin va a conocer a su hija!

Incluso los que no conocen los libros probablemente se imaginan que Bree va a atravesar las piedras y viajar en el tiempo. Dejaré que la razón sea una sorpresa, y me concentraré mejor en el encuentro en sí. Estos dos personajes llevan mucho tiempo queriendo conocerse. Cuando Jamie y Bree por fin se ven por primera vez en “Tambores de Otoño”, es un momento simple y un poco tonto, y por los clavos de Cristo, Sam Heughan nos va a romper el corazón. 

Mucho drama para Brianna y Roger

Solo pensar en Brianna conociendo a su padre me marea; sin embargo, la aparición de Bree en el siglo XVIII quiere decir también que va a tener un papel mucho mayor en “Tambores de Otoño”. Estas son, al mismo tiempo, buenas y malas noticias: la acogida a la Brianna de la serie ha sido, bueno….no muy cálida. Gran parte de la novela está narrada desde el punto de vista de Bree y Roger y ¡madre mía, lo que van a tener que sufrir…! Si todavía no sientes nada por estos dos, lo harás cuando empieces a seguir su historia. Será interesante ver cuánto tiempo le dedicará la temporada a Brianna y a Roger. Sí, son importantes para la trama, pero todos sabemos que estamos aquí en realidad por Claire y Jamie. 

Una reunión sorpresa de los prisioneros de Ardsmuir

Como el mundo de Outlander es el más pequeño que hay en la televisión, resulta que Jamie se encuentra por casualidad con algunos amiguetes de su tiempo en la Prisión de Ardsmuir cuando llega a las Colonias (cuando la prisión cierra, los prisioneros son transportados a América). Después de que Claire y él mismo se asientan en sus tierras, invita a todo hombre que conoció en Ardsmuir a que se establezca también allí. ¿Estás aburrido? Deberías, porque ese hecho en sí mismo no es nada emocionante. Sin embargo, gracias a un cambio en la serie, sí promete serlo. En los libros, el padrino, mejor amigo y reacio galán Murtagh muere durante la batalla de Culloden. En la serie, Jamie se encontró con Murtagh en la Prisión de Ardsmuir…y él fue uno de los hombres transportados a las colonias. ¿Ya lo entendéis? Murtagh ha sido mantenido con vida claramente para poder aparecer en la vida de Jamie 20 años después. Premio extra: la oportunidad de ver a Murtagh relacionándose con Yocasta, la hermana de la mujer que amaba. Si. Y mil veces sí.

John Grey. John Grey. John Grey

Si pensabas que la T3 debería haber sacado a Lord John Grey un poco más -¡venga! ¿No fue genial cuando apareció como gobernador de Jamaica y salvó a Jamie otra vez?-  preparaos. En “Tambores de Otoño”, Lord John se pasea por las colonias con alguien muy especial. ¿Os acordáis de esa tensión tan intensa que se pudo sentir entre Lord John y Claire en Jamaica? Sí, todavía está ahí.

¡Cachorritos!

Vale, así que el perro Rollo  no es el personaje más importante de la serie, pero como ésta a veces se pone tan dura de ver, hay que echar mano de lo que se pueda, ¿no os parece? Y después de ese tremendo naufragio nos merecemos ver cosas monas. Y ahí aparece Rollo, el cachorro medio lobo que se convierte en el compañero más leal del Joven Ian. En caso de que estuvieras preocupado porque Rollo no apareciera en la serie, has de saber que ya se ha elegido una pareja de perros preciosísimos para el papel. Outlander es verdaderamente un regalo que sigue dando felicidad. 

Ron Moore (productor ejecutivo de Outlander): Sobre el último episodio de la T3, de la T4, los Globos de Oro, y de la vuelta de Tobías Menzies [SPOILERS]

Fuente/Source: Deadline
Traducción: Rosana Ardanaz Arranz

ALERTA DE SPOILERS: Este artículo contiene detalles que pueden ser spoilers del último capítulo de la T3 y de la T4

EXCLUSIVA: En víspera de que se anuncien las nominaciones para los Globos de Oro, el último capítulo de la T3 emitido el domingo y el lunes, sensual y dramático, ha transportado a Claire Randall y Jamie Fraser a la América del siglo XVIII.

Tras una temporada récord en cuanto a audiencia en la que hemos podido ver el reencuentro entre Jamie y Claire a través del espacio y el tiempo, la serie se va a desarrollar ahora en un entorno muy distinto. Además, pasó a retransmitirse los domingos por la noche en lugar de los sábados. El estreno fue el 10 de septiembre, y la serie, nominada a los Globos de Oro de 2015 como Mejor Serie Dramática, experimentó un incremento de dos cifras en cuanto a seguidores y una media de audiencia en plataformas múltiples de 5.7 millones durante sus 13 episodios. 

“Nos dimos cuenta de que hubo mucha gente que descubrió la serie por primera vez, y eso es genial, dice Moore sobre el éxito de Outlander en esta temporada. “Coincidieron todos los factores adecuados y además encajaron bien entre ellos, y eso es lo que hace que una serie de TV funcione”.

Moore también me contó cosas sobre el final de la T3, qué esperar para la T4 y cuándo podremos saber si habrá una T5. Además, nos reveló si Tobias Menzies volverá para la T4 ahora que su personaje de Frank Randall está muerto y cómo fue producir y escribir el guión del próximo estreno de Amazon Philip K Dick’s Electric Dreams. También nos dijo por qué en su opinión la T3 de Outlander ha sido un éxito y cuáles cree que son las oportunidades que tiene la serie de ganar algún Globo de Oro. 

DEADLINE: bueno, Outlander ya ha llegado a América con Claire y Jamie llegando a la costa de lo que será Georgia. ¿Qué significa esto para la serie al entrar en la T4?

MOORE: Bueno, toda la base y el fundamento de la serie cambia. Siempre se ha percibido Outlander como una serie sobre Escocia y Gran Bretaña. Y con este cambio, toda la esencia de la serie se traslada a las colonias americanas. Y va a ser así hasta el final, porque es donde tiene lugar también en los libros.
La serie siempre va a mantener un pie en Escocia. No va a abandonar completamente Lallybroch, Inverness ni alguna de las historias que tuvieron lugar allí, pero desde ahora el corazón y el fundamento de las serie va a estar definitivamente en América.

DEADLINE: Hablando de los libros, si todo sigue igual que en otras temporadas, la T4 obviamente se basará en su mayor parte en “Tambores de Otoño”. ¿Qué cambios o desviaciones respecto a los libros podemos esperar el año que viene, aquéllos de los que nos diste alguna pista al final del último capítulo de la T3?

MOORE: Hemos continuado haciéndolo. Ya sabéis que siempre empezamos con la estructura y el orden de las escenas del libro y a continuación imaginamos qué funcionará mejor para la televisión. Seguro que seguiremos haciendo lo mismo para la T4.
Hay desviaciones del libro, y hemos entremezclado algunas líneas argumentales de formas diferentes. Probablemente, hemos cambiado el orden en la secuencia de algunos acontecimientos que vienen en el libro y hemos alterado algunas líneas argumentales aquí y allá. Pero yo no diría que se trata de cambios radicales. Creo que los lectores del libro reconocerán sin duda la historia y los personajes, y la forma general de la temporada es también la del libro. 

DEADLINE: ¿Va Diana a escribir algún episodio de la T4?

MOORE: No. Esta temporada, no. Ha estado muy ocupada escribiendo el noveno libro, así que escribir, está escribiendo mucho, pero no para nosotros. 

DEADLINE: ¿Y qué hay sobre la renovación del contrato para rodar la T5? La vez anterior se renovaron la 3 y la 4 al mismo tiempo… ¿Podemos esperar algo así también a corto plazo?

MOORE: (se ríe) Eso espero. Sí, desde luego que hay conversaciones entre Sony y Starz. Siempre hay muchas negociaciones para este tipo de cosas, pero soy bastante optimista en cuanto a que lo vamos a conseguir. No sé cuándo será oficial ni nada de eso. Pero si, la verdad es que no estoy muy preocupado. Digámoslo así….

DEADLINE: Esta temporada hemos visto Outlander trasladado a un lugar mejor para su emisión, el domingo por la noche en lugar del sábado como era el caso en las temporadas anteriores. Habéis alcanzado algunos máximos de audiencia pero, sin querer quitarle ningún mérito, ¿qué efecto crees que tuvo ese cambio en la acogida de los telespectadores hacia la serie y en qué lugar y momento, en tu opinión, se encuentra al final de la T3?

MOORE: Bueno ha sido fantástico para todos nosotros en la serie. Creo que nos hemos sentido bien, como si hubiéramos encontrado nuestro ritmo y nuestra forma de funcionar. Estamos encantados de que la T3 haya sido la exitosa, la que mejor respuesta ha tenido por parte de la audiencia, y de que hayamos conseguido el mejor día y hora para su programación.
Sentíamos que cada pieza encajaba en su sitio, que la serie está realmente marchando sola. No sé si se puede achacar a que se emita los domingos, pero la gente hablaba de ella y se lo comentaba a sus amigos. También fuimos conscientes de que había muchas personas que descubrieron la serie por primera vez, y eso es fantástico. Coincidieron todos los factores adecuados y además encajaron bien entre ellos, y eso es lo que hace que una serie de TV funcione.

DEADLINE: El crecimiento de la audiencia es algo que se puede medir, pero ¿en qué otras cosas ha cambiado la acogida de la serie?

MOORE: Sin duda he visto el cambio en la forma en que la audiencia responde cuando he asistido a eventos con los fans. 

DEADLINE: ¿Cómo?

MOORE: Al principio, eran todos fans de los libros, sin duda. Incluso antes de que se emitiera la serie ya existía una enorme comunidad de fans de los libros, era increíble, y la gente estaba emocionada por la serie que estábamos creando. Pero durante los últimos tres años, hemos visto sin duda alguna un crecimiento que iba mucho más allá de los libros, y ahora hay mucha, muchísima gente que ve la serie pero que nunca los ha leído. De hecho, algunos de esos fans están empezando a leer los libros por primera vez. Es una audiencia mucho más diversa de la que teníamos en la T1. 

DEADLINE: Esto es muy interesante…

MOORE: Sí lo es. Mientras que la audiencia de la T1 estaba compuesta por personas que ya conocían y amaban los libros y que veían la serie sabiendo exactamente qué esperar, ahora se puede ver que la composición de dicha audiencia es más extensa. Quiero decir, que todavía tenemos por supuesto un núcleo de personas que comenzaron con los libros, pero otros muchos han llegado tarde a la fiesta porque han oído hablar de la serie por ahí. Los que ya han leído los libros les han hablado de ello y les han contagiado su entusiasmo, o simplemente han leído buenas críticas….en fin estas cosas tienen su propio impulso, y claramente la serie ha cogido el suyo propio. Eso es lo que hemos visto. 

DEADLINE: La temporada de los premios… puede que sea todo una cuestión de márketing: el día y hora de la programación es importante.

MOORE: Sí, y tengo muchísima curiosidad por saber en qué medida ello influye hoy en día en algo así. Pero no sé en concreto la influencia que puede tener el cambio en la programación al domingo por la noche. Como has dicho, es cierto que existe la percepción de que la noche es una hora prestigiosa, y nosotros estamos en esa categoría. Así que a lo mejor eso nos beneficia con las personas que tienen capacidad de voto. Será interesante ver cómo va la cosa. 

DEADLINE: Hablando de cómo va la cosa, cuando nos vimos este verano en Comic-Con, me dijiste que considerabas este año en gran medida como una temporada de transición para Outlander. Con el capítulo final, tan lleno de acción y drama, ¿sientes que lo habéis conseguido?

MOORE: ¡Claro que sí! creo que sin duda hemos conseguido representar esa transición. Cuando ves la T3 en su totalidad lo que te transmite es un sentimiento de viaje, de cambio, de trayecto, de pasaje, y que no hay vuelta atrás. Mientras que, por ejemplo, en la T2 la acción se trasladó a París, pero hacia la mitad volvió a Escocia. Volvimos a trabajar con los actores y localizaciones de allí, como Lallybroch, y sentías que París era como una especie de desviación secundaria. Pero ahora la historia está ya donde va a estar en el futuro.
En la T3 nuestros personajes cruzan el océano y terminan en las costas de Georgia. Aunque no se diga explícitamente, se siente como si algo fundamental hubiera cambiado en la serie. Como ya he dicho, no va a volver a los castillos escoceses, ya no va a ser ese tipo de historia. Por eso creo que fue un cambio importante y que lo hicimos bien. 

DEADLINE: Hablando de no volver: al principio de la T3, el Frank Randall de Tobias Menzies, el ligeramente más agradable de sus dos personajes en la serie, muere en un accidente de coche. ¿Es ese realmente el final del actor nominado para el Mejor Personaje Secundario en los Globos de Oro de 2015 o va a volver Tobias para la T4?

MOORE: (se ríe) Creo que hay bastantes posibilidades de que le hagamos volver. Hemos estado hablando de cómo podríamos conseguir introducir de nuevo a Tobias en la serie para la T4, por lo menos para algún flashback, o algún tipo de escena parecida. Así que, aunque no hay nada decidido, está sobre la mesa. 

DEADLINE: También eres en este momento el productor ejecutivo y guionista de Philip K Dick’s Electric Dreams para Amazon, que se estrena el 12 de enero. Ya hablamos de ello en el Comic-Con de Nueva York, pero ahora ya está terminado. ¿Cómo fue esa doble experiencia?

MOORE: fue muy divertido y muy complicado. Nunca había hecho una serie de antología -en realidad ninguno de nosotros lo había hecho-  así que todo era nuevo. El enorme reto de producir algo así es que cada episodio es único, con directores, actores, localizaciones y platós únicos. Cada episodio es tan diferente de los demás…Producirlos todos fue una tarea enorme, especialmente porque se rodaron en Londres y Chicago.
Lo que yo sentía es que estábamos extendiendo nuestros límites de diferentes formas. Cada guionista y cada director que se unía al proyecto tenía conceptos totalmente diferentes sobre el material, y eso fue muy edificante. Así que…sí, fue un proyecto divertido y muy interesante. 

DEADLINE: El episodio final de la T3 de Outlander tenía un sentido épico, así que me pregunto: ¿son “divertido” e “interesante” los términos que utilizarías para describirlo? ¿Y qué lugar ocuparía en tu lista de favoritos entre todos los episodios finales que has hecho a lo largo de los años?

MOORE: Sin duda, este era muy difícil. Tuvimos que planificarlo con mucha antelación porque sabíamos que tenía que contener muchos acontecimientos de la historia. Solo la escena del huracán nos costó meses de planificar y ejecutar.
Tuvimos que hacerlo en Sudáfrica, que estaba muy lejos de nuestra base de operaciones. Trabajar con agua es siempre difícil; utilizamos los platós de Black Sails. Así que, solo en su aspecto logístico, fue probablemente uno de los capítulos finales más difíciles que he hecho nunca, porque tenía que abarcar muchas cosas. Hay una parte emocional, una parte de acción, algunos misterios, mucha mitología, muchas localizaciones nuevas y todo eso…
Matt Roberts, que dirigió el episodio, hizo un trabajo magnífico ensamblando todas esas piezas. Matt ha sido uno de nuestros mejores productores de la serie desde el comienzo; es uno de nosotros. Es parte de la familia. Ha estado pensando en todo esto mucho tiempo. Creímos que estaría bien dejarle dirigir el último episodio porque estaba en situación de ahorrar mucho tiempo y trabajo al equipo. Podía empezar a pensarlo literalmente meses antes de que un director normal entrara en juego. En mi opinión, creo que ha sido una de las razones más importantes por las que la serie nos salió tan bien.
 

Outlander S3 Finale: La última entrevista a Caitriona Balfe y Sam Heughan antes de comenzar la 'Sequía Outlander' [SPOILERS]

Fuente/Source: Entertainment Weekly


¡Y se acabó la temporada 3! Que comiencen las lágrimas...

El episodio del lunes 11 de Diciembre marcó el final de la tercera temporada de la serie dramática de la cadena STARZ. Entertainment Weekly conversó con Sam Heughan y Caitriona Balfe una última vez antes de aventurarnos en una nueva 'Sequía Outlander', sobre cómo se rodó el episodio final y cómo sobrevivieron filmar esas escenas bajo el agua sin ahogarse.

EW: Comencemos con las escenas bajo el agua. ¿Cómo se rodaron? ¿Tuvieron que aguantar el aliento para siempre?

Caitriona Balfe: Teníamos un tanque de agua muy bonito en la parte de atrás de los estudios de filmación de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica. Sam y yo hicimos un pequeño curso de buceo para poder permanecer bajo el agua, y los buzos venían a nuestro lado cada 30-40 segundos para abastecernos de oxígeno.

Sam Heughan: Caitriona estuvo fantástica en esas escenas. Era como una sirena. Ella había practicado buceo anteriormente. Yo nunca lo había hecho.


EW: Oh, esperen. ¿Fue allí donde Sam te propició un corte en la nariz? ¿Estaban bajo el agua?

Caitriona Balfe: No, fue cuando me toma y me lleva hacia la superficie para depositarme sobre el gran trozo de madera flotante, allí es cuando me corta la nariz. 

Sam Heughan: Es extremadamente difícil nadar con la ropa puesta, especialmente cuando sostienes a alguien completamente cubierta por un vestido, y que además no nada.

Caitriona Balfe: También tenía pequeñas pesas en mi falda.

Sam Heughan: Es muy difícil.


EW: ¿Cuánto tiempo pasaron en ese tanque?

Caitriona Balfe: Un día entero.

Sam Heughan: Fue nuestro último día en Sudáfrica, y una manera maravillosa para finalizar. En la mañana la temperatura era gélida, y luego salió el sol.

Caitriona Balfe: Al lado del tanque había una pequeña piscina climatizada. Entonces, cuando salíamos del tanque entre tomas, nos sumergíamos allí, y la equiparon con patitos de goma y cerveza.

Sam Heughan: Sí. Todavía conservo uno de los patos de goma.

EW: ¿Cómo se rodaron las escenas en la cubierta del Artemis durante la tormenta?

Caitriona Balfe: Tenían esta especie de cañones de agua, creo que cada uno de ellos retiene un par de galones de líquido.

Sam Heughan: Además, había un cañón al costado. Era como si una tonelada de agua fuera vertida sobre nosotros. Y también había dos máquinas de viento con motores V8.

Caitriona Balfe: Fue bastante intenso. Nos llevó aproximadamente 3 días rodar esa escena. Hay tanto agua. Cuando estábamos en el medio de ella, nadie podía en realidad oír absolutamente nada. Se suponía que debíamos gritarnos entre nosotros y decir nuestras líneas y...

Sam Heughan: No podíamos ver nada.

Caitriona Balfe: Y casi no podíamos respirar. Pero era una escena muy bonita y extravagante. Muy ambiciosa. Creo que todos estábamos muy entusiasmados de poder hacer algo de esa magnitud.

EW: ¿Cuando flotaban en el ojo del huracán, estaban tratando de canalizar a Jack y Rose de Titanic?

Caitriona Balfe: No. Creo que es una pequeña coincidencia sobre dos personas flotando en medio del mar.

Sam Heughan: Como acotación al margen, lo discutimos, y cómo hubiera sido posible que Jack se montara también sobre el trozo de madera. Podría haberlo hecho.

Caitriona Balfe: ¿Ahora tú también estás envuelto en la conspiración sobre Rose y Jack?

Sam Heughan: Lo siento. Ella se podría haber hecho a un lado y dejarle lugar.

EW: Estoy de acuerdo. Pasemos a otro tema. Caitriona, volviste a vestir el 'batitraje' para el final de la temporada. ¿Será esta la última vez que te veremos en él?

Caitriona Balfe: A pesar de que es super difícil llevarlo puesto, creo que el accidente del Artemis ha puesto fin a la vida del traje.

EW: Sam, cuando John Grey te quita del aprieto en el que te encontrabas, una parte de mi esperaba que le dieras la mano, o lo abrazaras, porque, una vez más, te ha vuelto a salvar. Pero decidiste salir apresuradamente de allí. ¿Por qué?

Sam Heughan: Ellos tienen una gran relación, y hay asuntos sin terminar, pero en ese preciso momento, Jamie debe ir en busca de Claire. Esa es su prioridad.


EW: Ahora que Geillis ha muerto, revisemos la cuenta de muertos con los que carga Claire desde el principio de la serie.

Caitriona Balfe: Simplemente llámenla Claire Myra Hindley (Myra Hindley e Ian Brady perpetraron los famosos e infames 'Asesinatos Moors' en la década del 60). Hmm, ¿cuántos? Dos en la primera temporada, uno en la segunda...

Sam Heughan: ¿Quién?

Caitriona Balfe: El Conde.

Sam Heughan: Y también Dougal.

Caitriona Balfe: ¡Oh, sí! ¡Dos en la T2, dos en la T3!

Sam Heughan: Y Diana Gabaldon dice que ella no es una asesina...

Caitriona Balfe: Creo que son 6 entonces hasta ahora. Pero en realidad no sabemos. Puede haber habido algunos que la hayan hecho enojar en aquel hospital. Unos pocos en las puertas de esa escuela que no eran de su agrado, que tal vez la hayan juzgado. Podríamos hacer toda una serie paralela con esto.

EW: Sam, ese hombre en la cueva, tenía el doble de tu tamaño.

Sam Heughan: Oh, sí. En realidad, mucho de la escena de la pelea fue cortado. Es un actor maravilloso y es absolutamente enorme. Y la idea era esa. Que fuera algo poderoso y fuerte contra Jamie. En realidad, fue una lucha muy difícil de rodar. Gary Steele creó el set de la cueva, y se contruyó en los estudios. Parecía muy real, y el piso era muy desparejo y con protuberancias filosas. Era doloroso caer en él, pero no deja de ser un set extraordinario.


EW: Caitriona, tú debías hacer movimientos muy cercanos al cuello de Lotte (Geillis) para que se viera como que casi la decapitabas, ¿verdad?

Caitriona Balfe: Yo tal vez no sea la persona más torpe del elenco, pero preferimos movernos con cautela. Fue maravilloso tener a Lotte de nuevo en esta temporada. Disfruté mucho trabajar con ella, y realmente le da algo especial al personaje de Geillis. Fue muy divertido. Una de mis frases favoritas es cuando ambas están caminando en los jardines del gobernador y Geillis dice "tantos bares, en tantas ciudades en todo el mundo". 
NdT: La frase pertenece a la película Casablanca.

EW: ¿En qué playa se encontraban en la última escena del final? ¿Está en Sudáfrica?

Caitriona Balfe: Sí, eso fue en Junio pasado. Es parte de una reserva natural protegida. A unos 45 minutos de Ciudad del Cabo. Es hermoso.

EW: ¿Cuál fue la última escena rodada de la T3?

Caitriona Balfe: El tanque, todo lo que concierne a estar debajo del agua.

EW: ¿Hicieron una fiesta para la finalización de las grabaciones o cada uno partió por su lado al terminar?

Caitriona Balfe: Nos tomamos unas cervezas, y por la noche hicimos una fiesta, pero ninguno de nosotros dos fue capaz de quedarse mucho porque estábamos exhaustos. El equipo de Sudáfrica nos mostró su mejor lado, ¡ellos sí que saben festejar!

4 de diciembre de 2017

Lord John y la Hermandad de la Espada: ¿John Grey lo sabe? [SPOILERS]


Una pregunta que aparece a menudo en los foros de discusión de Outlander, tiene que ver con Lord John Grey y Jamie Fraser; específicamente, si Lord John sabe que Jamie fue violado.

Logré dar con una explicación de Diana Gabaldon en el foro Compuserve, que vale la pena leer hasta el final.

La escena en cuestión aparece en el libro Lord John y la Hermandad de la Espada, capítulo 32, La senda del Honor:

—¿Qué quiere, aprovecharse de mí? —preguntó Jamie con desdén—. Armado o no, jamás podría someterme.

—¿Cree que no podría? Déjeme decirle… —Se detuvo mientras se esforzaba por controlar la furia que le tenía estrangulada la voz hasta tal punto que sólo se oía un susurro—. Déjeme decirle, que si lo llevara a mi cama, podría hacerlo gritar. Y por Dios que lo haría.

Más tarde, intentaría recordar lo que había sucedido después de aquello. ¿Se había movido y sus reflejos y el entrenamiento se habían abierto paso entre la rabia que lo cegaba? ¿O se había movido Fraser y algún rastro de razón había alterado su puntería en el mismo segundo en que lanzó el puño hacia adelante?

Por más que se concentrara, era incapaz de encontrar una respuesta. No recordaba nada salvo la conmoción que le provocó el impacto del puño de Fraser contra las maderas de las cuadras a dos centímetros de su cabeza, y el sollozo de su aliento, que sintió caliente en la cara. Había notado una presencia, un cuerpo cerca del suyo, y la impresión de una irresistible condena.

Entonces salió del establo. Respiraba tan fuerte que parecía que se estuviera ahogando y se tambaleaba bajo la luz del sol poniente. No tenía equilibrio ni orientación; se tambaleó y utilizó una mano para cogerse a algo y evitar caer al suelo.

Se le empezó a aclarar la vista, le lloraban los ojos, pero no podía ver ni el establo, ni la carreta a cuya rueda se agarró, ni la casa y los prados que se extendían más allá. Lo único que veía era el rostro de Fraser cuando él dijo aquello… ¿Qué demonios lo había tentado para que pensara eso, para que dijera esas palabras? «Podría hacerlo gritar.»

Oh, Dios, oh, Dios. Alguien lo tenía que haber incitado.

Una sensación se abrió paso en su interior; le pareció que se le reventaban los vasos sanguíneos del vientre. Una calidez líquida y terrible le recorrió el cuerpo en cuestión de segundos y se hinchó dentro de él sin que pudiera hacer nada por controlarla. Podía vomitar o…

Jadeando, se desabrochó los pantalones y con una o dos desesperadas sacudidas lo expulsó todo. Remordimiento y anhelo, rabia y lujuria —y otras cosas a las que no pondría nombre ni bajo tortura—, todos esos sentimientos lo recorrieron, se deslizaron por su entrepierna, tras erupcionar en sus entrañas, vaciándolo como una bota de vino pinchada.

Se quedó sin fuerzas. Cayó sobre las rodillas y se quedó allí balanceándose, con los ojos cerrados.
Experimentaba una sensación de alivio absoluto.

Pocos minutos más tarde, o tal vez algunas horas, fue consciente de la presencia del sol, una imagen borrosa de un color rojo muy oscuro que flotaba en la oscuridad frente a sus párpados cerrados. Poco después, se dio cuenta de que estaba de rodillas sobre un sucio charco con la frente apoyada en la rueda de una carreta, con los pantalones desabrochados y el miembro colgando flácido entre sus manos.

—Oh, Dios —exclamó suavemente para sí mismo.

La puerta que daba al establo seguía entrecerrada tras él, pero no procedía ningún sonido de la oscuridad que reinaba en su interior.

Una persona que acabó de leer el libro, le pregunta a Gabaldon la razón por la cuál John "se da placer" luego de semejante discusión.

Diana le contesta:

«Respeto tu deseo de encontrar un eufemismo para la palabra masturbarse, pero darse placer definitivamente no es lo que está ocurriendo aquí. 

La vida entera de este hombre ha sido -literalmente- destrozada en pedazos, física y emocionalmente, en este punto. Lo vemos luchar contra el dolor y la depresión, y también luchar por recuperarse. Su enfoque en este punto -nada sorprendente- está en el dilema de qué hacer con Percy. El conflicto es bastante directo, pero se complica por los sentimientos de John hacia él (Percy). A saber: Percy lo acusó de no amarlo lo suficiente. John, con toda razón, rechaza esto como una débil excusa de Percy por su comportamiento -pero al mismo tiempo, es lo suficientemente honesto para saber que hay algo de cierto en la acusación. John le hizo saber abiertamente a Percy, al comienzo de su relación, que él (John) estaba enamorado de otro, pero que estaba dispuesto a ofrecerle a Percy lo que tenía -nótese aquí que Percy tampoco está enamorado de John. Y sabemos que Jamie es de quien John está enamorado.

Ahora, John sabe perfectamente que jamás tendrá una relación romántica ni física con Jamie Fraser. Sin embargo, más allá de lo emocional, Jamie tiene un aspecto único y valioso para John: él sabe lo que es John, y no le causará ningún tipo de daño por saber esto. O, como dice John, "porque, maldito sea Dios, tú eres la única persona en este mundo con la que puedo hablar francamente". Y así lo hace. 

Y mientras que Jamie no se comporta bajo ningún aspecto, de manera amistosa con Grey, es un hombre honesto, y lo escucha y da a John la perspectiva que necesita para llegar a una conclusión sobre Percy. Sin embargo, en este proceso, Jamie averigua qué es Percy para John, y siente repulsión, y le dice que el amor homosexual no es ni siquiera amor; es perversión y cobardía -básicamente, le está diciendo a John que no es capaz de amar; que no es un hombre.

Y esto golpea a John en el centro del lugar en el que se encuentra psicológicamente: John sufre culpa por no haber amado lo suficiente a Percy -y la causa de eso es el amor de John por el hombre que le está diciendo que él no es capaz de sentir esa emoción; y es hasta inferior a un humano por pretender que lo es. Luego Jamie agranda el insulto al implicar que Grey es un pedófilo que se aprovecha de niños.

Y esto, naturalmente, lleva a John al límite, y él responde a este insulto final en la manera de un caballero del siglo XVIII -con el impulso de retar a duelo a quien lo insulta, y resolver el asunto con armas, aunque ese impulso no se pueda satisfacer, dada la situación.

Jamie -también un caballero del siglo XVIII- le responde en términos similares, diciéndole a Grey desdeñosamente que no puede dominarlo, con o sin armas.

Y con esto, John pierde por completo la cordura y le dice lo que le dice a Jamie...

Bien. Él no lo está amenzando con violarlo. Tampoco está diciendo que podría hacer gritar a Jamie de éxtasis. Lo que John quiere decir es que, si Jamie y él se vieran envueltos en ese tipo de intimidad física, John podría forzar a Jamie a admitir la fuerza de los sentimientos de John -admitir, esencialmente, que la capacidad de John para amar no solo es real, sino que también es poderosa. 

Eso es lo que John quiere decir, aunque no lo esté pensando en términos coherentes -está hablando de manera visceral, y atacando a Jamie en términos sexuales, por decirlo de alguna manera, porque eso es lo que Jamie acaba de hacerle a él.

Sin embargo, esa frase en particular, golpea a Jamie en el centro de su corazón, y él también responde de manera visceral -y física. Y John, totalmente desquiciado y vulnerable, ve lo que esas palabras hicieron a Jamie, y se da cuenta, horrorizado, del porqué.

 ¿Qué demonios lo había tentado para que pensara eso, para que dijera esas palabras? «Podría hacerlo gritar.»

 Oh, Dios, oh, Dios. Alguien lo tenía que haber incitado.

En otras palabras, John cae en la cuenta -en un momento de conmoción cegadora- de que alguien violó a Jamie (lo que naturalmente da a Jamie una opinión particular sobre la homosexualidad).

Ahora, el contenido de su conversación ha sido altamente sexual, y las emociones de John han ido en aumento a lo largo de la misma, alimentadas por la frustración, la culpa, y la ira. En este punto, cuando no solo cae en la cuenta de la horrible verdad, sino también del terrible (aunque equivocado) impacto que sus palabras han tenido -se tambalea para salir fuera del establo, hirviendo con tantas emociones violentas que simplemente no puede procesar ninguna de ellas, y no tiene más remedio que recurrir a algo físico. Él cree que va a explotar, o vomitar, y luego, en completa desesperación -porque todos estos sentimientos están enfocados en el sexo- recurre a lo que le parece la única salida posible. 

A tener en mente. Él no está a la vista de nadie -exceptuando, posiblemente, a Jamie- y en ese momento si Jamie lo ve o no, no es relevante, no podría empeorar más las cosas. Está en el lado del establo más alejado de la casa, solo en el patio. En este momento, John está completamente fuera de sí -y Jamie también. Ambos se vieron obligados a una acción física como medio para lidiar con emociones que no pueden manejar -Jamie dando trompadas a la pared, John por medio de...

Bien, ciertamente no se está complaciendo a sí mismo. En términos etológicos, se llama desplazamiento. En términos novelescos, supongo que podríamos llamarlo un consejo de desesperación. »