31 de agosto de 2014

Diana Gabaldon y su experiencia en el set de filmación de 'Outlander' (Parte II)


La publicación original en inglés se encuentra en la página de Facebook de Diana Gabaldon
Si quieres leer la Parte I del recuento de Diana, haz click aquí.

«Mi breve carrera como actriz de TV.

Sí, te estarás preguntado qué pasó con la parte en la que realmente actué.

Buena pregunta. Para comenzar, el mundo 'Outlander' es grandísimo.  Está situado dentro de lo que era una fábrica enorme en ruinas, es increíble caminar a través de ella y ver cómo la han transformado. Les contaré los detalles de ese tour en otra publicación. Cuento con escaso tiempo y no quiero dejar de contarles sobre la actuación. La referencia en cuanto al tamaño, es porque el lugar es enorme, con dos sets, y uno de ellos es el 'Gran Salón' del Castillo Leoch. 

Pasé gran parte del día con una variedad de gente interesante, incluyendo algunos de los publicistas de Starz, uno de los cuales me informó que (¡por fin!) podría revelar que iba a participar en la filmación.

Querían que participara en esta parte específica porque había unas cuantas personas invitadas de la prensa y medios de comunicación, y a ellos los invitaron debido a lo espectacular que sería 'La Reunión': docenas de actores de reparto, en (maravillosa) vestimenta siglo XVIII, una impresionante escenografía, y muchas más cosas interesantes.

En un principio me preguntaron si quería ser un extra,  y respondí que sí, que sería divertido, y los fans podrían jugar a '¿Dónde está Wally?' cuando se estrenara la serie (sonrisa). Al cabo de unas semanas el equipo de producción me envió un e-mail para decirme que habían estado pensándolo; y si yo fuera un extra, básicamente tendría que estar parada en el mismo lugar durante 3 días (debido a que los extras no se pueden quitar de tomas cuidadosamente preparadas que incluyen una multitud de gente, arruinarían el tremendo trabajo que el director,  DdF (el director de fotografía y persona de vital importancia) habían preparado). Como dijo el productor: 'La novedad se desvanece rápidamente'.

Fotografía: Diana Gabaldon
 Ellos tenían una sugerencia mejor; Matt Roberts, el guionista de este episodio en particular (un hombre encantador, por cierto; a pesar de su barba al estilo Guy Fawkes) escribiría una mini-escena para mí. Sólo un par de líneas de diálogo. Entonces podrían filmar esto por separado, y luego yo quedaría libre. '¡Genial!', les dije.

La dama en cuestión está en 'La Reunión' y la escena se desarrolla en una de las galerías del 'Gran Salón'.
Es un set impresionante, por decirlo de alguna manera. Entre otras cosas (muchas otras cosas) posee antorchas y velas absolutamente en todas partes, candelabros gigantes con tres o cuatro docenas de grandes velas de cera (cera verdadera, Matt mencionó que frecuentemente la cera caliente cae sobre las personas que se encuentran debajo, incluyendo a alguien que gritó cuando fue salpicado, y le respondieron que era preferible eso a ser azotado), apliques en la pared con velas más pequeñas, candelabros sobre todas las superficies horizontales...además de dos hogares gigantes prendidos (son a gas, al igual que las antorchas). Mucha luz, sumadas las luces de escenografía (que probablemente tengan un nombre específico y yo desconozco) que, equipadas con geles, pueden simular desde la luz del mediodía hasta la luz que habría dentro si fuera de noche en el exterior. Si a esto le añadimos una gruesa dosis de niebla/neblina artificial, genera una verdadera ambientación. 

Fotografía: Diana Gabaldon/Doug Watkins
Mi punto aquí es que, cuando todo está encendido, hace un calor del demonio en ese set. Súmale a esto unas docenas de gente vestida en ropa de lana (todas las vestimentas son del material que se usaba en esa época) y la temperatura que agrega esta masa de gente añade casi tanto calor cómo las luces. 

Un punto importante de la Física: El Calor Se Eleva.

Por lo que me encuentro de pie en la galería, llevando encima aproximadamente 5 kilos de ropa de lana y terciopelo, en compañía de una docena de personas con vestimenta similar. Y Neville (Neville Kidd, Director de Fotografía, les recomiendo que miren su espectacular 'show-reel' en nevillekidd.com (1) ) coloca las luces de tal manera que le da un efecto espectacular, y con los operadores de cámara, se disponen a prepararse para una toma bastante ambiciosa; es muy extensa y circular, que comienza abajo en el salón, subiendo las escaleras, atravesando la galería y finaliza en el otro extremo, lo que requirió el uso de una grúa, una plataforma elevadora y una Steadicam . Mi esposo, que estuvo observando todo el proceso técnico de preparación, que llevó muchas horas, me dijo que la steadicam fue la estrella de la noche: 'después de cada uso, la colocan en su marco, la miman, le colocan polvo en la nariz, y le ofrecen agua para tomar...'

(1): NdT, es probable que Diana haya comentido un error al tipear la dirección de la página web de Neville Kidd. No pude dar con ella.

Posiblemente se den cuenta a dónde quiero llegar con todo esto, porque ustedes son inteligentes.

Sí, realmente gritan ¡Acción! cuando comienza la toma, y ¡Corte! cuando finaliza. Seguido, generalmente por ¡Vamos de nuevo! Aún cuando la toma haya salido bien, obtienen tomas múltiples, a modo de 'cobertura', esto significa que quieren materia prima a modo de poder elegir las imágenes para la edición final. Y sí, de verdad usan claquetas (una inmensa para ésta en particular) con la información relevante de la escena/toma.

Si bien la preparación técnica principal se llevó a cabo el día anterior (no la ví, porque me estuvieron entrevistando sin parar, pero Doug me comentó todo acerca de esto) aún así demanda mucho tiempo volver a acomodar todo para una toma, en especial si las luces deben ser ajustadas. Y una toma extensa o ambiciosa requiere no sólo la luz y manejo de cámara ideales, también significa que todos los que participan en la toma deben hacer lo correcto en el momento correcto. O debes hacerlo otra vez.   Y otra vez. Y otra vez. Con largas esperas entre una y otra. (Cómo remarcó una actriz muy conocida que no voy a nombrar: 'Otra toma, otra chance para fregarla'.

Y el calor sí se eleva. Para cuando habían pasado tres horas de estar trabajando en esto, hacían 39°C en la galería. No bromeo, vivo en Phoenix, Arizona, se cómo se sienten 39°C. Caitriona, quién entró y salió de la galería en cada toma (yo estuve allí durante todo el tiempo) amablemente me prestó su abanico proveído por la gente de Vestuario, y fue un alivio, particularmente cuando una de las personas detrás de mí se desmayó debido al calor y se desmoronó en una esquina, con el rostro enrojecido y transpiración por todos lados. Tomé el abanico que llevaba en mi manga y comencé a agitarlo como loca, aunque sólo por unos segundos, ya que alguien que estaba alerta vino a rescatarla y la llevó a la parte de abajo.

En ese momento, pidieron a todos abandonar la galería y abrieron las puertas para permitir que bajara la temperatura mientras se preparaba todo para la próxima toma. Brian Kelly, el director, también vino, y mientras pasaba a mi lado, me dijo algo que yo entendí como 'Quédate allí', y así lo hice. Evidentemente me había dicho en realidad que fuera a la parte inferior, porque cuando llegó a la puerta, me miró por sobre su hombro, inmóvil, y lo escuché llamar a su asistente de dirección (el que se dedica a gritar): 'Davey, puedes traducir por mí?' . Los acentos de la gente de Glasgow son un tanto especiales....

Al final de todo, llevó 5 horas obtener esa sola toma (cuando regresamos a la parte superior, habían colocado ventiladores, y también agua para beber, y todo era bastante más tolerable).

Aunque parezca mentira, no estaba nerviosa por las líneas que tenía que decir. El lunes había tenido una linda reunión con Carol Ann Crawford, la profesora de Gaélico, la cuál me enseñó la versión rápida de 'Cómo hablar con acento escocés', muy útil. Y luego de practicar mi línea una vez, y superada la rareza de escucharlo, pensé que en realidad no lo haría tan terrible como para arruinar la toma completa, por lo que no me preocupé. Además, la incomodidad física de sentir que me cocinaba viva mientras permanezcía parada durante horas con zapatos de tacón alto que hacen que transfieras todo tu peso corporal a tus talones y ser incapaz de girar el torso para aliviar algún tirón en la espalda, logró opacar de alguna manera mi pánico escénico.

Fotografía: Diana Gabaldon
(Para ser honesta, no sentí nada remotamente parecido al pánico escénico. Por un lado, hace años que hablo frente a multitudes (sonrisa) y por otro lado estaba segura de que si hacía algo horrible, no llegaría a la vista del público.)

Ahora, cuando estás filmando, los momentos entre una toma y otra son extensos, como ya dije. Es fascinante mirar lo que ocurre entre estas tomas, en especial cuando hay muchos actores involucrados. En el instante en que el asistente de dirección grita: '¡Corte! ¡Vamos de nuevo!', oleadas de personas del departamento de maquillaje/peluquería comienzan a llegar como hormigas y se distribuyen entre los actores a los que atienden, polvillo, peines, y otros implementos en mano listos para usar. El director pasa ronda, dando instrucciones a la gente, y varios especialistas, como el profesor y experto en Gaélico (me refiero a Adhamh O'Broin, lo han visto en los videos Speak Outlander (Hablemos el idioma de Forastera) una persona que brilla con luz propia) también se acercan para prestar ayuda y asesoramiento.

Así que cada vez que había un corte, alguien aparecía delante de mí (a veces dos o tres personas) para corregir mi acento y sugerirme mantener el mismo énfasis a lo largo de toda mi línea.

Realmente interesante; una extensión al sentimiento de 'ser pasado de mano en mano como una parcela'. Eres básicamente un objeto inanimado la mayoría del tiempo. Y ellos (la gente de producción) sabe exactamente dónde te encuentras en cada momento del día, dentro o fuera del set, de manera de encontrarte al instante. Lo que están haciendo es demasiado grande y demasiado complejo como para detenerlo porque alguien debe ir a tratar de encontrar a alguno de los actores. Como alguien del elenco me dijo esta tarde: 'Ellos saben cuándo vas al baño, y saben exactamente cuánto demoras dentro del mismo'. Esto sería algo que me pondría nerviosa luego de un tiempo, pero por un par de días, fuí capaz de hacerlo (estuve en una breve toma al día siguiente, sólo se demoraron unas horas en hacerlo, no había gente en el nivel inferior, y muchas menos velas encendidas, por lo que estaba bastante más fresco), todo fue muy divertido.

Eso es lo que tiene ser escritor, harás cualquier cosa al menos una vez, sólo para poder escribir acerca de ello. (Sonrisa).»

Fotografía: Diana Gabaldon




No hay comentarios:

Publicar un comentario