16 de febrero de 2015

Adelanto || Libro 9

Fuente/Source: Diana Gabaldon


No contiene SPOILERS si leyeron hasta el final del 7mo libro.



«No solo había un cuarto de pastel de manzanas, y crema para acompañarlo, sino también un trozo de queso, panqueques de patatas fríos, un poco de sal, y un plato con los últimos arenques en escabeche que él había traído de Salem dos semanas antes. Y una jarra con leche. Y una con cerveza. Dos vasos, un cuchillo para el queso, y un par de cucharas. Y un trapo viejo, en caso de que derramáramos algo. Me senté a su lado sobre la cama y desplegué el trapo prolijamente sobre mis rodillas antes de recoger mi cuchara.

"¿Quieres que reavive el fuego?" pregunté. La habitación estaba un tanto fría, pero Jamie irradiaba una tibieza somnolienta, y me gustaba el brillo irregular que manaba de las brasas del hogar; me daba una agradable sensación de ensueño, una sensación de secretos de medianoche.

"Por mí no te preocupes, Sassenach. Probablemente me duerma otra vez, apenas termine la cena." De repente dio un gran bostezo, luego sacudió la cabeza, como espantando la amenaza inminente del sueño.

"¿Conoces al General Lincoln?" pregunté. "Creo que su nombre es Benjamín."

Hizo una pausa, con el bocado de queso a mitad de camino hacia su boca y parpadeó una o dos veces.

"No diría que es un amigo cercano, pero sí, he oído el nombre. Es el comandante del Ejército del Sur." Comió el queso lentamente, tragó, y añadió, "¿Por qué?"

"Denzell Hunter me ha dicho que el General sufre de narcolepsia. Tus bostezos me hicieron recordarlo."

Me lanzó una mirada levemente sospechosa, y tomó otro arenque.

"¿Quiero saber qué es eso?"

"Probablemente no. Pero en la remota posibilidad de que algún día conozcas al General Lincoln, podría ser de utilidad saberlo. Es una condición fascinante en la que el paciente se queda dormido de repente, sin importar lo que está haciendo."

Eso le interesó; terminó el bocado de arenque pero no hizo ademán de tomar otro.

 "¿Sin importar qué? ¿Aún si estuviera comiendo? ¿O en medio de una batalla? Tal vez sea un tanto incómodo eso, ¿no?"

"Sí, parece que esa era la posibilidad que ocupaba la mente de Denny."

Bostezó nuevamente, sin aviso.

"¿Ocurre de repente? ¿O es contagiosa? Creo que se me ha pegado. Oh, Dios." Bostezó nuevamente y parpadeó, los ojos ligeramente llorosos.

"Dudo que la narcolepsia sea contagiosa, pero bostezar sí lo es, dije, sofocando un bostezo involuntario. "¿Podrías dejar de hacer eso?"

Dejó caer la cabeza hacia atrás, con los ojos cerrados, y dio un imperceptible gruñido, se enderezó de nuevo y cogió el último trozo de pastel.

No estaba sorprendida. Se había marchado al amanecer, persiguiendo a un cerdo que había estado repitiendo sus esfuerzos nocturnos para derribar la cerca de mi jardín y devorar los últimos nabos y ñames. Había seguido las huellas de la bestia durante más de dos millas hasta dar con ella y matarla; y luego la había arrastrado de vuelta, él solo. Aún sin las entrañas, el animal pesaba más que yo, y además había lobos cerca, y Jamie no estaba dispuesto a abandonar la carcaza del animal el tiempo necesario para regresar a casa en busca de ayuda. Él y el cerdo habían llegado finalmente, muerto de cansancio, y muerto, respectivamente; después del anochecer.

Lo había pensado dos veces antes de despertarlo; pero había estado demasiado cansado y cenó prácticamente nada. Y además teníamos pastel de manzanas. Terminamos de cenar en medio de un silencio agradable, y luego de enjuagarse la boca con agua y escupir por la ventana, Jamie volvió a la cama con los ojos cansados como una paloma mensajera que regresa a su lugar.

"Creo que voy a trabajar un rato en el consultorio," le dije, arropándolo con la manta hasta debajo del mentón. Sus ojos ya estaban a medio cerrar. "Regresaré en poco más de una hora."

"Por mí no te apures, Sassenach." Sacó un brazo de entre las mantas y me llevó hacia él, dándome un dulce beso con sabor a pastel y rastros de arenque. "No te serviré de nada en la cama por al menos un día."

"¿Es una promesa, verdad?" Lo besé con delicadeza. "Marcaré la fecha en el calendario."»



16 comentarios:

  1. Juro que bostece!!! y ademas me dio hambre jijijiji Amo a la Gabaldon cuando describe circunstancias de la vida cotidiana... Gracias por la traduccion!

    ResponderEliminar
  2. Al ansia de leer el libro 8 ahora se suma la del 9.....muchisimas gracias por traducirlo.

    ResponderEliminar
  3. Amor a estos dos es lo que Diana nos vende a los largo de 9 libros. Los amo desde que los conocí !!!

    ResponderEliminar
  4. maravilloso e increíble el poder seguir leyendo y no cansarte de esta maravillosa historia de amor...

    ResponderEliminar
  5. Que lindo! Me dieron ganas de comer pastel de manzanas!!! Y a esperar los libros...

    ResponderEliminar
  6. No describe nada fuera de lo normal ni ninguna escena super importante....Pero lloré de la emoción *^^* Me encanta! No puedo esperar a leerlo

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Por diosss, por dios... acabo de terminar el 8. Cuando sale el 9??

    ResponderEliminar
  8. Maldita Diana! Ponte a trabajar y termina esta historia antes de que sufra un ataque de ansiedad!!

    ResponderEliminar
  9. Verdaderamente hermoso ya no puedo esperar mas

    ResponderEliminar
  10. Verdaderamente hermoso ya no puedo esperar mas libro 9 !!!

    ResponderEliminar
  11. Cuando sale el libro 9? Alguien sabe

    ResponderEliminar
  12. Desesperada por el.libro 9 Basta de sufrir!! Cuando sale ???

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene fecha de publicación todavía...

      Eliminar
  13. Ojala sea pronto el libro N 9

    ResponderEliminar
  14. Estamos en 2017. Quisiera leer ya el libro 9!!!!

    ResponderEliminar
  15. Cielos Diana no nos hagas esperar mas termine el ocho y solo quiero seguir y seguir leyendo esta naravillosa historia.Estoy enamorada de Jamie y Claire y hasta de Clarence asi que por favor sacalo NOW!!!

    ResponderEliminar