2 de enero de 2015

Especial Año Nuevo 2014. #DailyLine MOBY

 
Es una publicación del 1 de enero 2014, que Diana Gabaldon regaló a sus lectores con motivo del comienzo del año 2014.
El original se encuentra en su página de Facebook

***SPOILER 8vo LIBRO***
 
Muy Feliz Hogmanay para todos ustedes!

"En la luz de la eternidad, el tiempo no hace sombra."


Eran tal vez las 4am. O antes del alba, como las Fuerzas Armadas Británicas de mi época solían decir. Esa sensación de dislocación temporal me arrasaba de nuevo, recuerdos de otra guerra me invadían como una súbita neblina, se interponían en mi trabajo, y luego desaparecían en un instante, dejando el presente vívido como una fotografía. El ejército estaba en movimiento.

Ninguna neblina opacaba la figura de Jamie. Era grande y sólido, su perfil visible en la luz escasa. Estaba despierta y alerta, vestida y lista, pero el frío del sueño todavía me acompañaba, volviendo torpes mis dedos . Podía sentir su calor, y me acerqué al él, como si fuera una fogata. El guiaba a Clarence, quien estaba aún más tibio todavía, aunque mucho menos alerta, los oídos caídos en su mal humor sonmoliento.

"Tu llevarás a Clarence," dijo Jamie, poniendo las riendas de la mula en mis manos. "Y esto, para asegurarte de conservarlo, si en algún momento te encuentras sola." "Esto" era un pesado par de pistolas, en un grueso cinturón de cuero que también contenía las balas y la pólvora.

"Gracias," le dije, tragando saliva mientras anudaba las riendas en un árbol para poder colocarme el cinturón con las pistolas. Eran increíblemente pesadas - pero no iba a negar que sentir su peso en mis caderas era terriblemente reconfortante.

"Muy bien," dije, mirando hacia la carpa. "Y que hay acerca de..."

"Ya me he ocupado de eso," me dijo, cortándome abruptamente. "Junta el resto de tus cosas, Sassenach; no tengo más que un cuarto de hora, como máximo, y te necesito conmigo cuando partamos."

Lo miré adentrarse en la pelea, alto y resuelto, y me pregunté -como solía hacerlo antes tantas veces- Será hoy? Será esta la última vez que lo vea? Me quede inmóvil, mirando tan fijamente como podía.
Cuando lo perdí por primera vez, antes de Culloden, recordaba. Cada momento de nuestra última noche juntos. Pequeñas cosas volvían a mí a través de los años: el sabor a sal de su sien y la curva de su cabeza mientras lo sostenía, el fino cabello en la base de su cuello, húmedo entre mis dedos...el sangrado mágico y súbito al alba cuando lo había cortado y marcado para siempre como mío. Esas cosas lo habían mantenido a mi lado.

Y la vez que lo perdí en el mar, recordaba esa sensación de él a mi lado, tibio y sólido en mi cama, y el ritmo de su respiración. La luz de luna en los huesos de su cara y el color de su piel al amanecer. Podía escuchar el sonido de su respiración, cuando yacía sola en mi cama de la casa en Chestnut Street -suave, regular, nunca deteniéndose- aún cuando yo sabía que se había detenido. El sonido me reconfortaba, luego me volvía loca ante la sensación de pérdida, y me cubría la cara con la almohada en un intento inútil por acallarlo-sólo para aparecer una vez más en la oscuridad de la habitación, cargada de olor a humo y cera de velas, y reconfortada de oírla una vez más.
Si ésta vez...pero él se había volteado, de repente, como si yo hubiera llamado su nombre. Se acercó a mí, me tomó por los brazos, y dijo en voz baja, con fuerza, "Tampoco será hoy".
Luego colocó sus brazos a mi alrededor y me puse en puntas de pie para recibir su profundo y suave beso. Oí como brevemente los hombres que estaban cerca aplaudían, pero no importaba. Aún cuando hoy fuera el día, lo recordaría.

Fin de la sección.
 
 

6 comentarios:

  1. Muy emotivo y maravilloso, gracias, un beso.

    ResponderEliminar
  2. Dios, que hermoso

    ResponderEliminar
  3. Que ganas de tener el libro en mis manos....Gracias por este avance

    ResponderEliminar
  4. ahhhh, que hermoso, como amo esta historia.

    ResponderEliminar