11 de junio de 2015

Outlander, reseña de la primera temporada: Aventura, peligro y romance.

Fuente/Source: Amy Ratcliffe para IGN



La serie "Outlander" de Starz tenía algunos prejuicios que vencer antes de que el primer episodio saliera al aire. Algunos grupos describieron la historia de viajes en el tiempo y ficción histórica como romance y nada más, mientras otros estaban preocupados por el argumento que se centraba en una mujer desgarrada entre dos matrimonios. Yo no puedo decir si los 16 episodios de la Primera Temporada cambiaron alguna opinión, pero sí puedo decir que la serie exitosamente entrelazó varios arcos, tonos y novedades para abordar esas preocupaciones y mostrar que Outlander tiene un gran alcance.

El romance definitivamente está presente. No fue introducido de gran manera hasta el episodio 7 "La Boda" y entonces el vínculo entre Claire Randall (Catriona Balfe) y Jamie Fraser (Sam Heughan) estuvo en el centro de la historia. Mientras que el amor del uno por el otro dictaminó hacia donde iba el argumento, no desplazó todo lo demás, si es que eso tiene sentido. Y mientras estamos con el tema del romance, Outlander optó por realizar un acercamiento diferente y bienvenido hacia el sexo y la mirada femenina.

La serie continuamente evolucionó y cambió. Además de la obvia transición de 1940 hacia 1740, la historia continuo moviéndose. La conexión entre Claire y Jamie fue la constante en una trama que se desplazó de locación en locación sin asentarse en ninguna por mucho tiempo. Los saltos por toda Escocia causaron que el reparto rotara regularmente. En apariencia, conocer rostros nuevos todo el tiempo parece una desventaja pero desarrollar apego hacia los personajes y la historia a pesar de ese obstáculo significó una de las fortalezas del show.

 

Otro de los valores de Outlander es su reparto. Si ustedes han leído el libro del mismo nombre de Diana Gabaldon, probablemente fueron hacia el show con ciertas imágenes de los personajes en su cabeza. Su experiencia puede ser muy diferente de la mía,  pero yo encuentro la elección de los actores muy acertada. En casi todo, los actores que le dieron vida a los personajes serán los que yo imagine cuando vuelva a las páginas del libro (Arthur Duncan fue demasiado caricaturesco ). Balfe y Heughan y su química fueron clave para el éxito, como lo fue el doble rol de Tobías Menzies como Frank Randall y Black Jack Randall, pero muchos otros actores entregaron actuaciones memorables. 

Gary Lewis le aportó una intensidad contundente a Colum MacKenzie, la interpretación "sin tonterías" de Jenny Fraser que hizo Laura Donnelly fue extraordinaria y Lotte Verbeek hizo de Geillis Duncan un personaje simpático. El talento que los actores secundarios aportaron a cada escena ayudó a que esta cosa de moverse por todos lados fuera más fluída. 

Y de vuelta a Balfe, Heughan y Menzies . Balfe estuvo en casi cada escena de la serie y ella nunca flaqueó. Continuamente transmitió la compasión, obstinación y vulnerabilidad de Claire. Su interpretación del complicado personaje permitió que la audiencia verdaderamente se conectara y fuera en el viaje con Claire. Heughan hizo lo mismo con Jamie, uniendo su sinceridad y ferocidad consistentemente. Menzies manejó sus roles espléndidamente y realizó un trabajo particularmente maravilloso haciendo de Jack un villano completamente espantoso y perturbador. 




El escenario natural también fue un personaje en sí mismo. Las extensas vistas panorámicas de Escocia añadieron calidad épica a la historia, como lo hizo la ambientación de época. Los vestuarios de Terry Desbrach, la música de Bear McCreary, y la producción de diseño de Jon Gary Steele fueron de excelencia y contribuyeron inmensamente para arrastrarte hacia el mundo de Claire y Jamie. 

Las reglas de juego cambiaron junto con las locaciones y el elenco, y eso generalmente funcionó. Al principio la historia era sobre Claire regresando a Craigh na Dun. Luego se trató sobre rescatarla de los ingleses -en más de una ocasión- y después el juicio por brujería y más tarde fue el turno de Jamie de ser rescatado. Ellos mantuvieron el interés con giros, como contar un episodio desde "la perspectiva de Jamie"  y luego unir a Claire al equipo de Jenny (su asociación fue lo mejor ) pero en general era agotador. Cuando la gente está en peligro y es salvada reiteradamente, tú te agotas. Los episodios que tienen un final abierto, no son tan contundentes cuando siempre te salvan a último momento. 

Ahora, el argumento puede atraerte y hacerte olvidar que el rescate está a la vista. El final de la temporada definitivamente  fue lo suficientemente intenso como para tener ese efecto. "La Redención del Alma de Un Hombre" es una de las horas de televisión más crudas y dolorosas que he visto. Fue profundamente perturbadora pero también estuvo lo suficientemente bien lograda. Conocer el alcance de la crueldad de Black Jack le sumó contexto a los encuentros previos con él. El rescate de Jamie también sirvió para volver a encajar el escenario para la segunda temporada. 

EL VEREDICTO.

Outlander navegó un territorio desafiante en su primera temporada. Ellos construyeron una relación convincente para Jamie y Claire (y la construyeron de manera realista hasta llegar a la boda) demostraron que la serie no es estrictamente romántica y mantuvieron una trama interesante a pesar de que los actores secundarios y las locaciones cambiaron con frecuencia. Una historia sólida y actuaciones fantásticas de todos los miembros del elenco -especialmente de Balfe, Heughan y Menzies- sirvieron para que el show tuviera un debut exitoso. 

PUNTAJE : 8.6

La Primera temporada de Outlander presentó una historia de amor, viajes en el tiempo y aventuras épicas, bien hecha y de gran envergadura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada