10 de julio de 2016

Diana Gabaldon explica por qué omitieron la escena más esperada [SPOILERS]

Fuente/Source: Diana Gabaldon



SPOILERS EP213 DRAGONFLY IN AMBER/ATRAPADA EN EL TIEMPO


«Márcame...o, tú sabes...no lo hagas...

Pensé en publicar estas partes de Atrapada en el Tiempo antes de que se emitiera el final de la segunda temporada de la serie de televisión, y advertirles que ellos no lo harían de esa manera, no vaya a ser cuestión que el averiguar que este pequeño trozo había sido omitido les pudiera causar a algunos de ustedes (ustedes sabes quienes son...) cierto enojo y por lo tanto se perdieran de la verdadera belleza e intensidad de la despedida de Jamie y Claire.

Pero luego decidí que no debía hacerlo; no solo sería un spoiler, sino que irritaría 'a priori' a algunas personas, y no solo arruinaría la sorpresa para ellos, también causaría muchas idas y venidas y agitación general que no creo hubieran sido de ayuda para nadie que se adentra en lo que es realmente un final espectacular.

Pero quería mostrarles el original, por dos razones: como consuelo para los fans de los libros, y como un pequeño obsequio para aquellos que solo siguen la serie de tv.

(Por cierto...uno de los guionistas conversó conmigo antes de una entrevista en Los Angeles y me dijo: 'No haremos lo de los cortes con las iniciales en sus dedos, pero te encantará lo que hemos hecho en su lugar.' No respondí nada (estaba en shock) pero la expresión en mi rostro le debió haber indicado que no estaba muy alegre con esto. Me recompuse y pregunté con calma qué era, para que me contestaran solamente que Claire daría a Jamie el trozo de ámbar con la libélula, antes de pasar a través de las piedras.

No voy a hacer un recuento de la totalidad de mis comentarios a Ron y Maril luego de esta conversación, pero recuerdo haber dicho: 'Hay una tremenda distancia emocional entre 'te amo tan apasionadamente que quiero que derrames mi sangre y me dejes una marca para siempre y de esa manera recordar tu caricia' y 'Aquí tienes, querido, toma el regalo de bodas más horrible del mundo para que me recuerdes en estos 45 minutos antes de morir'.

Ellos admitieron la verdad esencial de esto (cof, cof), pero insistieron en que no podían rodar lo de los cortes en los dedos porque sería muy complicado (tuvieron todas clase de problemas durante los votos de sangre en 'La Boda', y veían la sangre correr por todos lados y el desastre que sería para los vestuarios, los cuales deben durar para varias tomas) y llevaría demasiado tiempo e interrumpiría en el ritmo de la escena.

Y a pesar de mi desacuerdo, seguramente tenían razón...PERO IGUAL. Lo único que pude hacer fue obtener una promesa de que hablarían con utilería para que hicieran un nuevo trozo de ámbar, que no luciera como un trozo roto del transformador de un poste de teléfono.

De todos modos... ¡Aquí tienen!

#DailyLines #AtrapadaEnEltiempo #MarkMe

Me invadió una angustia tan intensa que debí de hacer algún ruido; Jamie abrió los ojos. Sonrió al verme y me escrutó el rostro. Supe que estaba memorizando mis rasgos, como yo los suyos.

—Jamie —dije. Mi voz era ronca por el sueño y las lágrimas—. Jamie, quiero que me marques.

—¿Qué? —dijo, sobresaltado.

Tenía el pequeño sgian dhu que llevaba en la media al alcance de mi mano. Cogí la empuñadura de hueso de jabalí tallado y le entregué el arma.

—Córtame —le ordené—. Profundamente, para que dejes una cicatriz. Quiero llevar tu tacto
conmigo, siempre, y tenerte cada vez que la toque. No me importa si es doloroso; nada puede
dolerme más que dejarte. Por lo menos, cuando la toque, dondequiera que esté, podré sentir tu caricia sobre mí.

Apoyó su mano sobre la mía, que se apoyaba sobre la empuñadura del cuchillo. Un momento
después, la apretó y asintió. Vaciló un momento, cogió el afilado cuchillo y le ofrecí mi mano
derecha. Estaba cálida por haber estado bajo nuestra ropa, pero su aliento ascendió en volutas visibles en el aire frío de la habitación.

Puso la palma hacia arriba, examinándola con cuidado, y se la llevó a los labios. Me dio un suave beso en la palma y mordió la base del pulgar con fuerza. Lo soltó y cortó con el arma la piel entumecida. Sentí como una suave quemadura, pero la sangre empezó a manar de inmediato. Volvió a llevarse mi mano a la boca hasta que la sangre disminuyó. Con cuidado, vendó la herida, ahora punzante, con su pañuelo. Vi que el corte tenía la forma de la letra «J».
Levanté la mirada y vi que me extendía el pequeño cuchillo. Lo tomé y, algo vacilante, acepté la mano que me ofrecía.

Cerró los ojos un instante y apretó los labios, pero se le escapó un pequeño gruñido de dolor
cuando apreté la punta del cuchillo en la base carnosa del pulgar. Una quiromante me había dicho que era el Monte de Venus; el indicador de la pasión y el amor.

Cuando acabé de hacer la pequeña incisión semicircular me di cuenta de que me había dado su mano izquierda.

—Debí haberlo hecho en la otra —dije—. Te lastimarás con la empuñadura de la espada.

Sonrió levemente.

—No podría pedir más que sentir tu caricia en mi última pelea, dondequiera que ésta sea.

Desenvolví el pañuelo bañado en sangre y apreté mi mano herida contra la suya, entrelazando los dedos. Sentí entre nuestras manos la sangre cálida y resbaladiza que todavía no se tornaba pegajosa.

—Sangre de mi sangre... —murmuré.

—... y carne de mi carne —respondió con suavidad. Ninguno de los dos pudo terminar el voto:
«hasta que la muerte nos separe», pero las palabras no pronunciadas pendieron, dolorosas, entre los dos. Por fin sonrió con ironía.

—Más que eso —dijo con firmeza, y me atrajo hacia él una vez más.

 * * * * * * *

—Frank —dijo por fin, con un suspiro—. Bueno, tú verás lo que le cuentas de mí. Es probable que no quiera oír nada. Pero si lo hace, si descubres que puedes hablarle de mí, como me has hablado de él, entonces dile... que estoy agradecido. Dile que confío en él, porque no me queda otro remedio. Y dile... —Sus manos apretaron súbitamente mis brazos, y habló con una mezcla de hilaridad y absoluta sinceridad—. ¡Dile que lo odio con todo mi corazón y con cada poro de mi cuerpo!

Estábamos vestidos y el amanecer se había convertido en día. No teníamos comida, nada con que desayunar. Nada más que hacer... y nada más que decir.

Tendríamos que despedirnos para que él llegara a tiempo al páramo de Drumossie. Era nuestra última despedida, y no encontrábamos la forma de decirnos adiós.

Por fin sonrió, se inclinó y me besó en los labios.

—Decían... —comenzó a decir, y se detuvo para aclararse la garganta— En otro tiempo decían que, cuando un hombre debía partir para hacer algo importante, buscaba a una mujer sabia y le pedía que lo bendijera. Él se detenía en la dirección a la que se dirigía, y ella se acercaba por detrás para rezar una oración por él. Cuando ella terminaba, él echaba a andar sin mirar atrás, porque de lo contrario tendría mala suerte en su empresa.

Me tocó la cara una vez y se volvió hacia la puerta abierta. El sol de la mañana entraba a raudales, iluminando su cabello como si fueran llamaradas. Enderezó los hombros, anchos bajo su capa, e inspiró hondo.

—Bendíceme, mujer sabia —me dijo—, y vete.

Puse una mano sobre su hombro, buscando las palabras adecuadas. Jenny me había enseñado unas antiguas plegarias celtas de protección. Traté de recordar alguna.

—Jesús, hijo de María —empecé—. Invoco tu nombre y, en el nombre adorado de Juan Apóstol y en el nombre de los santos, te pido que lo protejas en la batalla que viene...
Me detuve, interrumpida por un sonido procedente de la colina. Había ruido de voces y de pasos.

Jamie se quedó helado por un momento, luego se dio la vuelta y me empujó hacia la parte
posterior de la choza, donde se había derrumbado la pared.

—¡Por ahí! —dijo—. Son ingleses. ¡Corre, Claire!

Corrí hacia el hueco de la pared con el corazón en la garganta, y vi que él se dirigía a la puerta,
espada en mano. Me detuve un momento para verlo por última vez. Él volvió la cabeza, me miró, corrió a mi lado y me apretó contra la pared, en la agonía de la desesperación. Me acercó a su cuerpo con furor. Sentí su erección contra el vientre y la empuñadura de su daga que se me clavaba en el cuerpo.

Habló con voz ronca contra mi pelo.

—¡Debo hacerlo una vez más! ¡Pero rápido!

Me empujó contra la pared y levantó mi falda y la suya. No fue amor, sino un acto rápido y furioso, que terminó en segundos. Las voces se acercaban; estarían a cien metros.

Me volvió a besar y me dejó en la boca el sabor de su sangre.

—Llámalo Brian —me dijo—, por mi padre.

Me empujó hacia el agujero de la pared. Corrí, pero me giré para verlo parado en medio del
vano de la puerta, con la espada en una mano y el puñal en la otra.

Los ingleses, que no sabían que la cabaña estaba ocupada, no pensaron en enviar un guía a la parte trasera. La ladera detrás de la choza estaba desierta. Corrí hasta el refugio de un bosquecillo de alisos que había bajo la cima de la colina.

Me abrí paso entre el matorral y las ramas de los árboles, tropezando contra las rocas, cegada
por las lágrimas. A mis espaldas alcanzaba a oír gritos y el ruido de armas que entrechocaban en la choza. Mis muslos estaban pegajosos y húmedos del semen de Jamie. Me parecía que la cima de la colina nunca se acercaría; ¿iba a pasarme el resto de mi vida abriéndome paso a través de árboles?

Oí un crujido en el matorral a mis espaldas. Alguien me había visto salir corriendo de la cabaña.

Me sequé las lágrimas y trepé a cuatro patas cuando el terreno se hizo más empinado.

Aquello era un claro: era la plataforma de granito que recordaba. Allí estaba el cornejo que sobresalía del risco, y también el montón de rocas pequeñas.

Me detuve en el borde del círculo de piedras y miré hacia abajo, tratando de ver lo que pasaba.

¿Cuántos soldados habrían llegado hasta la choza? ¿Habría podido Jamie huir de ellos y alcanzar su caballo? Sin él, jamás llegaría a tiempo a Culloden.

De repente vi un destello tras un matorral: un soldado inglés. Me volví, atravesé jadeando el
círculo de hierba y me arrojé a través de la hendidura de la roca.»

Atrapada en el Tiempo, capítulo 46:  Timor mortis conturbat me

32 comentarios:

  1. Vivo esta historia en forma paralela, no mezclo los libros m los guardo en mi corazon y disfruto la serie porque ella ta,bien salio de ti DIANA GABALDON ,GRACIAS.

    ResponderEliminar
  2. A pesar de haberla leído decenas (sí, decenas) de veces, esta escena del libro siempre me hace llorar como loca, tocando las fibras más sensibles de mi alma. En el episodio fue un momento emotivo, pero nada que se pueda comparar a esto. Una lástima que los productores no vieran su potencial y que las cuestiones prácticas prevalezcan... Pero así es el negocio, no debemos olvidarlo. ¡Gracias por la traducción!

    ResponderEliminar
  3. Lloro. Terrible volver a leerlo y estoy indignada con que no lo hayan puesto en el cap.

    ResponderEliminar
  4. Esa escena es de las que se te quedan grabadas por muchos años que hayan pasado desde que la leí y la esperaba con ansia.
    Totalmente de acuerdo contigo Vero, cómo se puede sustituir ese momento superromántico por un frío trozo de ámbar? :-( ¿ porque se iba a manchar la ropa??? Venga ya! :'( Que hubieran eliminado en París la habitación esa de las estrellas que le hicieron al rey de Francia para una sola escena. Eso sí que era prescindible.

    ResponderEliminar
  5. Si bien disfruto la serie muchisimo,los libros son los libros ,no hay forma de superarlos,a ellos los guardo en mi alma.

    ResponderEliminar
  6. Me gusto más el de la serie que el del libro, de hecho ni me acordaba que se hacían las cicatrices en las palmas, no mezclo uno con otro y sin duda me gusta más la serie.

    ResponderEliminar
  7. Estuvo súper genial y muy triste espera con ansias na temporada..

    ResponderEliminar
  8. Gracias ,gracias mil veces gracias , la serie es hermosa la veo desde el principio ,pero los libros te llevan a ese lugar y te lo hacen vivir , triste me hizo llorar

    ResponderEliminar
  9. Me gustan los dos finales pero reconozco que el simbolismo de la piel marceda con el cuchillo es más acertado y permanente que los regalos que se intercambiaron en la serie porque ya vimos lo que sucedió con la libélula que quedó en un museo, o sea, que Jaime lo pierde en la batalla.

    ResponderEliminar
  10. Impresionante, que momento más hermoso, como no emocionarse, una pena no ver la escena en televisión.

    ResponderEliminar
  11. Siempre amaré a Jaime Fraser :') es el amor de mi vida por siempre, quiero que continúe la saga, quiero saber qué será de la vida de Briana y Roger en el pasado con sus pequeñitos :')

    ResponderEliminar
  12. Coincido con Eva Rivas,q hubiesen prescindido de algún traje de Francia o algún decorado y q hubieran rodado la escena. Es brutal,pero con un gran simbolismo, nada que ver con un trozo de ámbar,(aunq reconozco q incluirlo en el museo de culloden fue acertado)pero insisto,nada q ver con los votos de sangre q en ese contexto me parecen muy acertados. En fin,el resto del capitulo me gusto mucho, la escena de Lallybroch preciosa

    ResponderEliminar
  13. Esa escena es de las que se te quedan grabadas por muchos años que hayan pasado desde que la leí y la esperaba con ansia.
    No se puede sustituir ese momento romántico por un frío trozo de ámbar. Además la han hecho de prisa y corriendo y no se han podido decir lo mucho que se aman. Creo que deberían de complementar la escena en la temporada 3

    ResponderEliminar
  14. Yo disiento con ustedes, me gustó mucho más el final de la serie...

    ResponderEliminar
  15. Me gustó el final d esta segunda temporada, pero coincido en q la piedra como recuerdo no m convence. Hubiera sido genial q estuviera la escena d la marca, además en los próximos libros se menciona, una lástima. Pero bueno, todo no se puede jaja
    Espero con ansias las siguientes temporadas, Roger y Bree me encantaron, geniales las actuaciones! Vamos por más Outlander!! Jaja saludos

    ResponderEliminar
  16. Me gustan los libros y me gusta la serie, pero en ésta echo de menos esos momentos especiales en los que las emociones están a flor de piel y nos estremecen por su intensidad. La serie debería detenerse un poco más en ellos, le darían más consistencia, más profundidad... La despedida de Jamie y Claire peca de superficial y demasiado rápida... ¡El tiempo debería pararse en medio de la guerra para transmitirnos el profundo dolor que sienten Jamie y Claire por su inminente separación! ¿Tal vez ha sido un hombre el que ha escrito el guión???

    ResponderEliminar
  17. Alguien sabe dónde puedo encontrar los libros en PDF? Gracias

    ResponderEliminar
  18. A mi parecer la serie tv pone los rostros y concreta los escenarios y vestuarios a nuestras lecturas que tanto amamos, para mi son dos entidades independientes, me gusta la serie y amo los libros de Diana, y felicito al casting y a todo el equipo de arte el buen trabajo realizado para que miles de admiradoras de los libros estemos tan felices con Claire, Jamie y sus aventuras.... nos esperan años de goze con la serie, gracias a los que lo han hecho posible!

    ResponderEliminar
  19. Lo de la piedra en la serie no se ha entendido,pero en el libro Claire atesora la piedra la lleva siempre con ella como un precioso talismán,por eso se la da a él para que le protega y tb como de recuerdo , entonces al ver la piedra en el museo parece dar a entender que no le ha protegido, pero como la piedra no se ha mencionado en toda la serie ahora el mensaje no se ha entendido.

    ResponderEliminar
  20. hola luz! creo que los tengo todos, ya que aqui no los pude conseguir en papel (Argentina)
    escribime a mi mail y los paso ( alericciardi@outlook.com). saludos!

    ResponderEliminar
  21. Es una lastima que cambien el final , cuando lo leí fue tan hermoso y al mismo tiempo triste ... Pero en fin nada que hacer.

    ResponderEliminar
  22. Que lástima que cambien el final , cuando leí ese capítulo fue realmente hermoso y al mismo tiempo muy triste. Pero en fin... Nada que hacer.

    ResponderEliminar
  23. Es una lastima que cambien el final , cuando lo leí fue tan hermoso y al mismo tiempo triste ... Pero en fin nada que hacer.

    ResponderEliminar
  24. La serie es muy buena, me gustan los actores que eligieron para los personajes sobretodo Jamie y Claire,me quedo con la 1 temporada!!, pero los libros de de D G son MARAVILLOSOS!!!!!!!

    ResponderEliminar
  25. En la serie se han esforzado mucho por dar gran realismo a una historia maravillosa. Creo que para el ritmo de la tv (salen corriendo hacia las piedras, a tan sólo unos minutos de iniciar la batalla sin la oportunidad de pasar la noche juntos - todo ocurre con mucha más presión que en el libro) la escena funcionó bastante bien (aunque en lo personal tampoco me encanto lo del ámbar porque le faltó contexto). Lo positivo de los cambios, es que nos dan la oportunidad de agregar y valorar los detalles a la historia de Diana! Ya empezó la espera, ojalá y muy pronto comencemos a tener detalles de la nueva producción.

    ResponderEliminar
  26. En la serie se han esforzado, y creo que con mucho éxito, por darle realismo a la historia. El ritmo y los eventos son por mucho, más apresurados en la pantalla que en el libro. En la tele no se tuvo la noche previa a la despedida y todo ocurre en medio de la turbulencia, en cuestión de muy poco tiempo, del inicio de la batalla. Aunque coincido en que el no mostrar la escena de las marcas en ambos le restó ese punto de amor eterno a la historia y que el detalle del ámbar (horrible ciertamente) estuvo falto de contexto, al final nos da la oportunidad de revaluar el detalle de los libros y de la historia de Diana, desde una nueva perspectiva. Sin embargo, cada obra en su medio es espectacular y me apunto a la larga lista de seguidoras ansiosas por la nueva entrega de los libros y el siguiente capítulo de la serie!!!!

    ResponderEliminar
  27. El final es tan rápido que no se aprecia el profundo dolor que sienten por separarse, da la sensación que no hay sentimientos, creo que los guionista deberían parar un poco estas escenas en las que juegan los sentimientos para poder así conmovernos con ellos. Esto defecto ya lo he notado en otras escenas a lo largo de las dos temporadas en las que en los libros he llorado y en la televisión no me ha llegado al corazón y eso que soy de lagrima fácil.

    ResponderEliminar
  28. Cada vez que lo leo me guata más. Gracias!!!! Gracias por darnos tanto.

    ResponderEliminar
  29. Hola soy una fan reciente,apenas hace unas semanas que empezé a ver la serie,pero me enganchó de tal manera q la ví en unos días, la segunda temp.me ha encantado he llorado mucho con el último cap.aunque me quedo con la primera, hay muchos momentos bonitos y de complicidad, y ansio el momento de que empieza la la tercera temporada, mientras, estoy deseando acabar con el libro que estoy leyendo para empezar con ellos, porque estoy de acuerdo en que los libros siempre son mejores y lo he visto al leer este fragmento,es una pena que no lo hallan incluido en el cap.me parece súper bonito y simbólico y también espero q lo puedan incluir en la siguiente temp.como un recuerdo de Claire o algo así sería una pena desperdiciar una secuencia tan emotiva, porque aunque m gustó el final de la serie también sin haber leído este fragmento noté que me faltaba algo, esperaba algo mas,así que sigue luchando porque incluyan ese tipo de escenas y no dejes de escribir para mi ha sido una inspiración en mi matrimonio como el empujoncito que nos hacía falta después de una racha de muchos problemas que nos nos dejaba tiempo para nada mas. Gracias

    ResponderEliminar
  30. Hola,he leído todos los libros pero estoy defraudada por el final fue corto y diferente, nosotros queremos ver más del amor de esos que de la querra.

    ResponderEliminar
  31. Respecto a los personajes de Jaime y Brianna, creo que la peluquera podria ponerle un tono más rojizo al cabello, apenas se nota que lo tienen pelirojo, más parece castaño rojizo.

    ResponderEliminar
  32. pffff lo que me hubiera encantado ver esa escena con estos maravillosos actores, la complicidad que transmiten es brutal, me los creo totalmente, siento el amor que se profesan el uno al otro... esta saga es mágica

    ResponderEliminar