9 de abril de 2016

Detrás de las escenas de Outlander, Temporada 2

Adelantándonos al muy esperado estreno el sábado, Architectural Digest conversó con el diseñador de interiores Jon Gary Steele sobre las habitaciones, burdeles y más.

Texto: Laura Morgan para Architectural Digest 
Traducción: Mariana P.

De todas las razones para ver la segunda temporada de Outlander –que se estrena el sábado 9 de abril en Starz- para el entusiasta del diseño, los sets pueden resultar de lo más convincentes. En los primeros episodios, el drama histórico, que se intercala entre las colinas de Escocia y los halls del siglo 18 en París, continuando como la historia de viajes en el tiempo y amor de Claire (Caitriona Balfe)  y Jamie (Sam Heughan). “Es completamente diferente al año pasado” dice el productor de diseño Jon Gary Steele, que tuvo la grandiosa tarea de recrear Versalles y la corte de Louis XV. “París fue la cumbre de la moda, arquitectura y arte”, dice Jon, “por lo que nos entusiasmó mucho poder hacer los trajes y los sets de ese período”.

Sin embargo, la producción no dejó de tener sus desafíos. “Todo—comenzando por los pisos—debía verse increíble, mientras que los set en Escocia debían ser más toscos” explica Steele. “Escocia tenía  adoquines de piedra oscura o pisos de madera que no estaban refinados. Pero París, tenía que tener un parquet muy exclusivo. Teñimos madera real en tres tonos diferentes y los colocamos con un patrón herringbone (espina de pescado)”. Similarmente, Steele y su grupo investigaron todo, desde las alfombras hasta las copas de vino y construyeron muchas de las piezas. “Nosotros fuimos a París y visitamos tiendas multipropósito, tiendas de muebles e investigamos muchas pinturas,” dice Steele. “Tienes que tener la historia correcta, sino la gente te va a reclamar”.

Por lo que se ve, su tarea ha dado sus frutos. Continúa leyendo en este vistazo por los Sets de Outlander Temporada 2.




“Quise hacerlo ornamentado y a lo grande”, dice Steele de esta escena, se filmó en el puente del Palacio Wilton al Sur de Inglaterra. Las urnas, la hiedra, las pantallas enrejadas y los candelabros dieron dimensión y sentido de opulencia.




Las pequeñas hojas en la moldura en el Living de Claire y Jamie eran el punto de contención. “Los volvió a todos locos,” admite Steele. “Eran costosas y difíciles de realizar y los constructores quisieron que me deshaga de ellas”. La atención al detalle no fue pasado por alto por Balfe y Heughan. “Cuando caminaron por primera vez por la habitación, los dos dijeron: “Oh Dios, estamos encantados con nuestra habitación.”




En la casa destaca el diseño sutil pero impactante de Steele. “Nos decidimos por un tono marrón-grisáceo en las paredes de todo el apartamento porque no quisimos que fuera discorde cuando los personajes caminaran de una habitación a otra”, dice Steele. “Pero París, en esa época, era el lugar más opulento en el mundo, por lo que los colores que utilizamos fueron profundos, oscuros y ricos”.


 
Los diseñadores de Outlander  a menudo crean sets multipropósito. Por lo tanto, el comedor del apartamento también sirvió de habitación (los paneles de la pared se intercambiaban). El sentido práctico unificó decisiones en todo lo que respecta al tamaño del espacio –en la habitación necesitaban que entraran 20 actores- hasta la comida servida en los platos de los comensales.



“Tuvimos que hacer que se viera completamente diferente, así que los paneles cambiaban de damasco a terciopelo, y utilizamos diferentes libros y tapicería,” dice Steele sobre la transformación del comedor al dormitorio. Tenía 150 pies de tapicería lineal traída de Luxemburgo. Dice Steele, “Quería que se viera realmente rico, y solo los ricos podían tener tapices”.



Es imposible perderse el (falso) cocodrilo que cuelga del techo del boticario que Claire frecuenta. De acuerdo con Steele, “Nos fijamos en los grabados de la época y encontramos que realmente hacían eso. Fue la Era de la Ilustración y la gente tenía estos gabinetes de curiosidades llenas de cráneos  de animales y huesos  de criaturas exóticas y conchas. Parece loco cuando lo miras por primera vez, pero he llegado a quererlo".



Se prestó atención a la cerámica que recubre los espacios de los estantes. “Las acristalamos y los frotamos de manera que se vieran usadas- eran demasiado blancas y sobresalían demasiado en la pantalla”, dice Steele. “La gente piensa que estamos locos cuando nos preocupamos por esos detalles, pero si algo es demasiado brillante en la televisión, la vista del televidente se dirige automáticamente a esa imagen. Y nosotros queremos que el espectador procese la habitación como un todo”.



Steele se fue a por todas con las paredes de terciopelo verde azulado y molduras brillantes en el set del burdel. La pieza de la resistencia son “las damas talladas,” una de ellas se muestra aquí.



La iluminación ambiental, los pisos de parquet, las paredes verde esmeralda y unas exuberantes cortinas son objetos que dan vida al burdel. “La luz de las velas le da a la habitación unos toques de luz brillante y de sombra, y las lámparas y apliques en el fondo añaden brillo,” dice Steele.



Steele discutió sobre el apartamento de Louise (Claire Sermonne) con la diseñadora de vestuario Terry Dresbach en profundidad. “Louise es una señora exigente y con volados,” dice él. “Por eso quise que su apartamento tuviera más ornamentación que cualquier otro en el set, más encaje, más de todo. Es demasiado, pero estábamos tratando de dar el punto con el personaje”.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada